A por Madrid

octubre 19 01:48 2020

Asombra que, siendo descentralizar uno de los objetivos primarios de la Transición, Madrid, símbolo del centralismo más robusto, no haya hecho otra cosa en las últimas décadas que crecer, fortalecerse, ganar peso, riqueza e importancia. Nunca se ve mejor que comparándolo con su eterna rival, Barcelona. Aquel «poblachón manchego», como se le llamaba despectivamente, donde sólo había covachuelas ministeriales, museos, academias, cafés, mendigos, teatros y periódicos que Cela retrató en «La colmena», ha dejado atrás a la capital catalana en habitantes, inversiones, actividad comercial, relación con el exterior y conocimiento de las últimas ideas, y se expande por todos los sentidos cardinales. Mientras Barcelona ha perdido miles de empresas, trasladadas a Madrid la mayoría. Que el brote independentista ha tenido

Si ya estás registrado, Inicia sesión

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario