Ayuso y Aguado escenifican unidad en el Gobierno de Madrid y apelan al «diálogo» para superar la crisis

Ayuso y Aguado escenifican unidad en el Gobierno de Madrid y apelan al «diálogo» para superar la crisis
agosto 15 11:46 2020

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), y su vicepresidente, Ignacio Aguado (Cs), han escenificado este mediodía la unidad en el Ejecutivo regional después de meses de difícil convivencia, agravada por las tensiones internas durante la pandemia del coronavirus y especialmente en la gestión de las residencias de ancianos. Pese a todo, Ayuso y Aguado han reforzado el acuerdo suscrito hace un año y han apelado al «diálogo y la moderación» para afrontar la crisis sanitaria, económica y social que no ha hecho más que comenzar.

La prueba de que este encuentro, celebrado en la Real Casa de Correos, nacía con la voluntad de firmar la paz es que ambos dirigentes han tenido buenas palabras para sus consejeros, con la guerra abierta e indisimulada entre el titular de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, y el de Políticas Sociales, Alberto Reyero, como telón de fondo a cuenta de los centros de mayores. Al tiempo que Ayuso ha destacado que los consejeros «han estado a la altura», con «seriedad, transparencia, eficacia y trabajo esforzado», Aguado ha puesto nota al trabajo del equipo de Gobierno: «Lo hemos hecho con matrícula».

Así, el líder de Ciudadanos en la región se ha referido individualmente a la labor de Escudero y Reyero. Del primero ha dicho que «ha dado todo» en la lucha contra el Covid-19, mientras que del segundo –también de Cs– ha señalado que cuenta con el «respaldo de todo el Gobierno». El enfrentamiento entre ambos consejeros representa el momento más crítico del Gobierno de coalición en la Comunidad, con reproches y acusaciones constantes en torno a la instrucción del Ejecutivo de derivar o no a los ancianos de las residencias a los hospitales. Hasta la fecha, la cifra de fallecidos en estos centros ha sido de casi 6.000 personas.

PP y Ciudadanos han firmado un decálogo de lo que ha de hacer el Gobierno en los próximos años para superar la crisis del coronavirus, centrado en la necesidad de acometer cuantas reformas sean necesarias, la recuperación económica, la creación de empleo, el rechazo a las subidas de impuestos o, entre otros, la actualización del sistema sanitario. La receta fundamental, no obstante, será la «unidad y la moderación». «Solo desde la unidad y desde la búsqueda de acuerdo con los representantes sociales podemos armar el ejército que necesitamos para resolver la pandemia y la crisis económica; España hoy más que nunca necesita acuerdos más allá de las siglas», ha aseverado Díaz Ayuso.

La tensión interna de los últimos meses contrasta la escenificación de unidad durante el acto de este miércoles, donde Ayuso y Aguado han hecho balance de su pacto y de las 155 medidas acordadas hace ahora un año. «Estoy orgulloso y satisfecho de haberla hecho presidenta, de que esté liderando este Consejo de Gobierno y de que celebremos un año de Gobierno que espero que sea de muchos otros que estén por llegar», ha dicho el vicepresidente regional sobre la jefa del Ejecutivo y el horizonte que se presenta.

1. Nuestro firme compromiso de fortalecer y respetar el Pacto de Gobierno entre PP y Cs. El acuerdo proporciona los beneficios de una política diseñada y desarrollada por un Gobierno regional que está tomando medidas para mejorar la Economía, la Sanidad, la Educación, el Transporte o los Servicios Sociales, frente a las decisiones cada día más aciagas de un Gobierno de izquierdas y populista enel Gobierno central, responsable de la inestabilidad política, la incertidumbre social y la crisis económica que recorre España.

2. Nuestra determinación para acometer las reformas necesarias para la reactivación de nuestra región, implementando las medidas contenidas en el Plan presentado por el Gobierno regional así como aquellas que puedan surgir del entendimiento con los grupos parlamentarios.

3. El gran objetivo del Gobierno es la recuperación económica, la creación de empleo y no dejar a nadie atrás. El impulso económico se centrará en asegurar la actividad y la viabilidad del tejido empresarial madrileño, y también a fomentarlo. Promocionaremos todos los sectores económicos y prestaremos especial atención a los que pueden sufrir en mayor medida la crisis económica: nuestro tejido industrial, el turismo, el sector servicios o el sector agrario y las nuevas tecnologías son algunos de ellos.

4. Nuestro rechazo a iniciativas que supongan un incremento de la presión fiscal a los madrileños. Madrid ha demostrado que favoreciendo la iniciativa privada y bajando la presión fiscal se aumenta la recaudación y se sufragan de este modo servicios públicos de calidad. Las familias son las que más sufren la crisis económica y social, y no merecen más subidas de impuestos. Tampoco las empresas, si se pretende que mantengan el mayor número de puestos de trabajo.

5. Entendemos esencial la colaboración público-privada. Esta pandemia nos ha dejado mucho sufrimiento, pero también muchos héroes; entre ellos están desde transportistas, taxistas, funerarias, farmacias, pequeños comerciantes y autónomos, hasta empresas medias y grandes corporaciones que también han remado junto a las instituciones para hacer frente a este reto. La promoción de la colaboración público-privada no se contrapone a «lo público», sino que es el mecanismo para hacer más y mejor sociedad, extendiendo la igualdad de oportunidades a más madrileños.

6. Estamos decididos a corregir las debilidades de nuestro Estado de Bienestar. Madrid ha sido y es una región solidaria con el resto de los españoles. Pero esta pandemia ha puesto de relieve determinadas debilidades que deben ser corregidas, huyendo de propuestas simplistas fruto de prejuicios ideológicos. Es evidente que la crisis sufrida nos obliga a abordar reformas que garanticen que, ante episodios similares, las instituciones estén mejor preparadas.

7. Actualizaremos aspectos de nuestro Sistema Sanitario para reforzarlo. Todos los datos y estudios reflejan que Madrid tiene la mejor Sanidad de España y una de las mejores de la UE, pero necesitamos dotarla de las herramientas necesarias para prevenir episodios como el vivido. La pandemia nos ha dejado muchas lecciones y reconocimientos: a la creación de nuevos hospitales y centros de salud en los últimos años, se ha sumado el compromiso titánico ⎯de siempre, pero, ahora, especialmente⎯ de nuestro personal sanitario y resto de los que forman parte del Sistema Madrileño de Salud.

8. Trabajaremos por un Pacto Local en la Comunidad de Madrid. Esta pandemia también ha servido para subrayar la importancia de la colaboración institucional y el papel que han jugado los 179 municipios de nuestra región. Por ello, y con la participación del Estado, profundizaremos en medidas para que desde los municipios se pueda dar respuesta ágil y próxima a los ciudadanos en aspectos como servicios sociales, atención a domicilio de personas dependientes, atención a la infancia y adolescencia, víctimas de violencia de género, formación a personas paradas o programas de empleo, entre otras. Especial mención merece el apoyo a los municipios rurales y la despoblación, dando cumplimiento a la Estrategia para la Revitalización de los Municipios Rurales.

9. Un papel reivindicativo ante el Gobierno de España y la Unión Europea desde la lealtad, la voluntad de colaboración y el respeto mutuo. Es urgente abordar una reforma del sistema de financiación autonómico que reconozca el esfuerzo, la solidaridad y la realidad madrileña. Estamos orgullosos de ser la primera región en aportación a la caja común de la solidaridad de España. Pero también el Gobierno de la nación debe abordar esta reforma garantizando unos criterios iguales para todos. Del mismo modo, el Gobierno de España debe reconocer el impacto que ha tenido el COVID-19 en nuestra región en los criterios establecidos en la distribución de los fondos que el Estado habilite al respecto. Al mismo tiempo, nos comprometemos a ofrecer la colaboración y apoyo al Gobierno de España para conseguir una mayor implicación de la Unión Europea en la recuperación económica y social, obteniendo y optimizando al máximo los recursos comunitarios para afrontar las consecuencias de la crisis en la región.

10. Nuestro objetivo es mantener a Madrid como un faro de libertad, solidaridad y apertura ante el resto de España. Los firmantes de este acuerdo nos ratificamos en la defensa de la Constitución y en los valores del diálogo, respeto y tolerancia que hicieron posible la Transición de 1978. Invocamos el gran valor de la unidad de España. No se entiende Madrid sin España, ni España sin Madrid. Y no se entendería una España del Siglo XXI que no fuera libre, solidaria y abierta.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario