Cinco apuestas culturales para empezar el otoño

noviembre 21 10:49 2020

La madre de Annie Ernaux murió el 7 de abril de 1986 tras una enfermedad que la dejó sin memoria y la privó de su integridad física e intelectual. Su hija fue testigo de ese sufrimiento, pero también de una existencia apasionante y apasionada, cuyas huellas sigue, hasta reconstruirla, con ese estilo suyo que te aguijonea. Una mujer es el testamento de toda descendencia. Por Inés Martín Rodrigo.

A este Madrid «apocalíptico», al que la segunda ola de coronavirus otorga de nuevo un aire turbio, comienzan a llegar grandes exposiciones a los museos, las cuales nos ayudarán a amortiguar en nuestra cabeza los efectos de la pandemia. Y sin hacer ruido… O generando mucho. Porque una de ellas, desde este miércoles, será Disonata, arte en sonido hasta 1980, primera de las muestras que el Museo Reina Sofía pretende dedicar al arte sonoro este otoño. La exposición, comisariada por Maike Aiden, se esforzará por escenificar cómo el sonido se convirtió desde el pasado siglo en material creativo separado de la música. Pero entonces, ¿qué se «verá» allí? Pues desde piezas sonoras (obviamente), hasta dibujos, partituras, esculturas, películas y fotografías de creadores como Elena Asins, Ulises Carrión, Duchamp, Hanne Darboven, Esther Ferrer, Erik Satie, Jean Tinguely, John Cage y George Maciunas. Píldoras sonoras contra la pandemia. Javier Díaz-Guardiola.

UMG publica el esperadísimo Tea For The Tillerman 2, recreación del apasionante disco firmado por Cat Stevens en 1970. Es remarcable el esfuerzo del británico por dotar de sentido, cincuenta años después, a canciones que tratan conflictos eternos. En «Father and Son», parte el discurso de la canción, de forma que puede escucharse al Yusuf maduro, cuya réplica se la da aquel joven que presentaba esta misma canción en el mítico Troubadour de Los Ángeles. «Wild World» es reescrita hoy en clave de vals. Mientras «Longer Boats» es precipitada al territorio de la calle con ayuda del rapero Brother Ali. La banda sonora de tantas vidas en una vuelta de tuerca que es cualquier cosa menos intrascendente. Por Álvaro Alonso.

Hasta el 4 de octubre, en el madrileño Teatro del Barrio, podemos disfrutar de La Zanja, espectáculo de la compañía Titzina, formada por Diego Lorca y Pako Merino, quienes cuidan al máximo sus propuestas. Pasado y presente se entremezclan en el encuentro entre un alcalde y un técnico de una multinacional minera, en el mismo escenario peruano donde se enfrentaron Pizarro y Atahualpa. Por Carmen R. Santos.

Las salas se desperezan y el acto de ir al cine empieza a resultar menos extraño. Se estrena una de Terrence Malick con un reparto espectacular (Antonio Banderas incluido), pero ya ni por postureo la ha defendido casi nadie. También destaca Urubú, con la que debuta Alejandro Ibáñez, hijo de Chicho, y este Pinocho tan moderno que lo dirige Matteo Garrone (Gomorra). Roberto Benigni presta su mímica a Geppeto, sin duda apenado por no tener edad para el papel principal. Es una producción espectacular que oscurece el cuento, porque no es posible saltar de la Mafia al mundo infantil sin secuelas. De entrada, tiene el mérito de haber dividido a la crítica. Queda por ver si gustará a los padres sin asustar a los niños. Por Federico Marín Bellón.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario