¿Cómo hablar a los hijos de la vuelta al cole?

¿Cómo hablar a los hijos de la vuelta al cole?
octubre 17 12:48 2020

Se acerca septiembre y pronto llegará el momento de poner el despertador para madrugar, guardar los libros en la mochila, los lapiceros en el estuche y empezar un nuevo curso escolar. Pero, este año se suman a la tradicional lista de material de las familias dos invitados inesperados: la mascarilla y el gel hidroalcohólico. Toca volver a las aulas y a los niños y niñas no se les escapa que nada será igual.

En las últimas semanas, se han ido conociendo los detalles del inicio del curso escolar. Los sistemas educativos incluyen nuevas medidas que van desde la mascarilla obligatoria hasta los llamados “grupos burbuja” pasando por la realización de pruebas PCR masivas. 

Marc tiene ocho años y en estos días viene escuchando términos que no acaba de comprender. “Mamá, ¿vamos a hacer una fiesta de espuma en el cole?”, pregunta a su madre Susana. Después de tantos meses sin pisar un aula, la idea de volver haciéndolo en un “grupo burbuja” le parece un plan de lo más divertido. 

A Natalia Huete, de ocho años, le preocupa que pasará si no puede abrazar a sus compañeros, pero ella lo tiene claro: “He pensado que me abrazaré a mi misma”, asegura sonriente. “No se cómo lo voy a hacer en el patio. Dicen que en mi cole han puesto marcas en el suelo, pero es que a mi me gusta mucho correr, moverme y estar con amigos de otras clases”, añade.

“Transmitimos a los niños incertidumbre e inseguridad”

Para los padres, sin embargo, estas semanas están lejos de definirse como entretenidas. No es para menos, son muchas las dudas y preocupaciones que barruntan las familias. Saben que es imposible garantizar una vuelta a las aulas sin riesgo, pero también temen que se vuelva a perder un curso escolar. Con este panorama, no resulta extraño que los hijos sean conscientes de la intranquilidad que en estos días se respira en el hogar.

“El adulto no se siente seguro, por lo tanto transmitimos a los niños incertidumbre e inseguridad. Hay que comunicarles las cosas que sabemos. Es decir, hay unas medidas que tenemos que seguir, hay una vuelta al cole programada y los profesionales del sector han hecho que hagamos una entrada de la mejor manera posible”, explica Laura Górriz, directora del Centro de Psicología de Familia, Infantil y Adultos

Perciben la sensación de que hay muchas cosas en el aire y es momento de aclararles aquellas sobre las que se tiene seguridad. La vuelta a un confinamiento, que obligue a volver a las clases online y a perder el contacto con los compañeros es, precisamente, otra de las vacilaciones que empaña los últimos días de vacaciones.

“Tenemos que explicar que puede haber otro confinamiento. No les podemos negar la realidad, pero es importante cómo les transmitimos esta información. Si educamos a nuestros hijos en el lavado de manos, en la mascarilla y en la distancia social, probablemente, tendremos muchos días de escuela hasta vernos en otra situación”, sostiene Górriz.

Sin embargo, mientras los progenitores leen en los titulares que la Organización Mundial de la Sauld prevé un gran aumento de los contagios con la vuelta al cole y la temporada de gripe, resulta difícil disimular los peligros que entraña la nueva etapa.

“hay que hablar de los peligros y darles la información según la edad y la capacidad madurativa. A un niño de tres o cuatro años le debemos decir que es lo qué tiene que hacer para alejar el virus. Dependiendo de la edad, también se puede hablar del peligro de muerte. No hay que engañar ni mentir, pero hay que dar la información que según el nivel madurativo del niño, aquello que puede entender y gestionar. Es importante preguntarles cómo se sienten o si tiene dudas. Cuando los niños están más bloqueados es porque hay algo que no entienden o no saben gestionar”.

La difícil tarea de negar un abrazo

El primer día de clase llegará dentro de poco y llevan tiempo sin ver a sus compañeros. Resistirse a los tradicionales abrazos que marcan el reencuentro será, probablemente, una de las tareas más complicadas que tendrán nada más comenzar. Después de eso, seguro que los deberes de matemáticas parecen hasta sencillos.

“Es complicado. Tenemos que explicarles que no pueden hacerlo y que ellos vean el ejemplo en nosotros. Es fundamental insistir todo el tiempo que sea necesario y evitar regañarles si lo hacen. No hay que gritar ni enfadarnos si dan un abrazo, hay que pensar que les llevará tiempo. Para ellos es absolutamente contradictorio. Llevamos mucho tiempo educándoles en estas pautas de comportamiento, diciéndoles que hay que abrazar y dar dos besos, incluso cuando no querían”, apunta la directora del Centro de Psicología FIA.

Y es que, sí hay algo que realmente les motiva es volver a ver a sus amigos. El colegio es el entorno de socialización primordial para la infancia. Por ello, los expertos advierten que la vuelta a las aulas tendrá factores positivos, más allá del aprendizaje curricular. “La socialización en persona y no virtualmente es una de las cosas que tenemos que hacer lo antes posible”, señala.

Volver a estudiar y hacer deberes

Una de las pocas certezas que asumen padres y madres es que hay que volver a estudiar, aprender y hacer deberes. Después de tantos meses sin poner en práctica estas actividades, puede resultar todo un reto. 

Según Górriz, para todos ellos ya es motivación pensar que volverán a ver y a escuchar a compañeros y profesores. Este estímulo se puede utilizar también para acercar las tareas y futuras lecciones. “Podemos decirles que volvemos al cole y que volveremos a tener profesores que nos cuenten y expliquen la materia. Para ellos siempre va a ser mejor que atender a través de un ordenador o con los familiares”.

Sin duda, si hay algo que convence a las familias es la vuelta a la rutina. Retomar horarios y pautas de trabajo se convierten ahora mismo en grandes aliados para que la tranquilidad llegue de nuevo a muchos hogares. 

“Los horarios del colegio ya marcan el inicio del día y establecen una rutina. Por la tarde, los padres tienen que intentar entender que vienen de seis meses de no tener rutinas y hay que ir poco a poco. Se recomienda dar una o dos consignas y luego incorporar más como, por ejemplo, ayudar a recoger o dejar las cosas en su sitio”, apunta la experta en psicología infantil y familia.

Con todo ello, parece que la clave para que los niños comprendan esta particular vuelta al cole que les depara el mes de septiembre estará en los progenitores. Por su parte, a los adultos les toca entender las dificultades que entraña para los mas pequeños. Sólo así, poniéndose en el lugar de los “grandes héroes”, que dieron una lección durante el confinamiento, será posible acompañarles en esta nueva etapa.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario