Críticas a Sánchez por lamentar «profundamente» la muerte de un miembro de «la banda ETA»

noviembre 17 01:48 2020

El Senado fue el escenario ayer de un gesto sin precedentes para un presidente del Gobierno: a instancias de EH Bildu, Pedro Sánchez mostró su solidaridad con la formación heredera de Batasuna por el suicidio de un etarra en prisión. No obstante, el líder del Ejecutivo continuó su intervención durante unos dos minutos para aclarar que el Estado guía su política penitenciaria en estricto respeto a los «derechos humanos», y no siguiendo la «venganza» y la «violencia», como acusa Bildu.

El etarra Igor González, que cumplía una condena de 20 años —de los que este verano cumplió 15, uno de los motivos por los que fue trasladado a la prisión donostiarra de Martutene—, se quitó la vida el pasado viernes. «Lamento profundamente su muerte», aseguró Sánchez este martes ante el pleno.

Como ya informó ayer ABC, Sánchez llegó a hablar de «presos vascos» para referirse a los miembros de «la banda ETA» —como definió al grupo terrorista, obviando este último adjetivo—. Durante su intervención, defendió la política penitenciaria del Estado: «El desgraciado suceso de la semana pasada debe servirnos de estímulo para mejorar. Pero ha habido una atención, y quiero que usted lo sepa, señoría, correcta de la autoridad penitenciaria con Igor González», le señaló al portavoz de Bildu, Gorka Elejabarrieta.

Las palabras de Sánchez en la Cámara Alta de ayer han reverberado esta mañana en la Baja. Durante la sesión de control al Gobierno, el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, ha recordado al presidente que «ETA es una banda terrorista, no una banda de música». La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha pedido al Ejecutivo «que muestre más solidaridad con las víctimas de ETA que con sus verdugos». El líder de Vox, Santiago Abascal, ha trasladado a Sánchez que «nunca tendrá» su pésame «por la muerte voluntaria de uno de sus cómplices de investidura».

Además, la portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha preguntado al ministro del Interior por este asunto. Fernando Grande-Marlaska ha eludido dar datos concretos del caso amparándose en la protección de datos, pero ha respondido que «el índice de suicidios es de 5,96 por cada 10.000 internos» y «este suceso será evaluado para mejorar» en prevención.

«Que la venganza sea cosa del pasado y que los presos vean reconocidos sus derechos», ha reclamado Aizpurua, a quien Grande-Marlaska ha acusado de intentar «mezclar el fallecimiento de un interno con una supuesta política de tratamiento penitenciario hacia un colectivo».

ETA asesinó a una docena de dirigentes socialistas durante sus años de terror, desde Germán González López en 1979 hasta Isaías Carrasco en 2008. Durante esos casi 30 años también fueron asesinados Enrique Casas, Vicente Gajate Martín, Fernando Múgica, Francisco Tomás y Valiente, Fernando Buesa, Juan María Jáuregui Apalategui, Ernest Lluch, Froilán Elespe Inciarte, Juan Priede Pérez y Joseba Pagazaurtundua.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario