Ecos electorales

agosto 15 05:47 2020

Aunque las elecciones celebradas en Galicia y País Vasco eran de carácter autonómico y en comunidades con características muy particulares, es evidente que los resultados en las mismas sacuden el panorama político nacional por cuanto hay un una indiscutible victoria de Feijóo en Galicia y un refuerzo del PNV en el País Vasco. Colateralmente el PSOE no capitaliza que Pedro Sánchez está en la Moncloa y Podemos se pega el gran tortazo, desapareciendo en Galicia y dejándose casi la mitad de los escaños en el País Vasco.

Es inevitable que en el PP vean los resultados con un sabor agridulce, tratando de aprovechar la victoria de Feijóo, una victoria muy personal, y mirando con preocupación al País Vasco, por cuanto la apuesta de Iturgaiz y la alianza con Ciudadanos partían de los órganos centrales del PP sin que el experimento haya funcionado.

Para Castilla y León la victoria de Feijóo, en tanto en cuanto era el candidato del PP a la Xunta, es toda una referencia porque sigue dos patrones que defiende abiertamente el presidente de la Junta y del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco: la importancia de la moderación en la práctica política y el fortalecimiento de la territorialidad en la implantación del partido. El hecho de que Feijóo haya seleccionado minuciosamente quienes debían acompañarle en la campaña gallega y que en esa lista incluyera a Fernández Mañueco y a Moreno Bonilla, hace que de facto se cree una alianza moderada dentro del PP que no puede seguir siendo mirada con recelo por Génova, porque no se puede permitir más errores en el ámbito territorial.

El PP de Castilla y León ha tenido su fortaleza real en las políticas de centro y, sobre todo, en la fuerte implantación territorial. Ese son los espacios que ha cuidado siempre Mañueco y su equipo y que les permitieron la cómoda victoria en la elección de candidato a la Junta. Los hechos ahora, aunque se ratifiquen vía Galicia, le han dado la razón y por lo tanto hará que se consolide esa línea de trabajo para que no vuelva a haber en el partido más sorpresas como las de las pasadas elecciones. Mañueco se fortalece en este momento político y bueno será que en la sede nacional del partido se aparquen los recelos existentes, porque sería absurdo perder el tiempo en disputas internas que distraigan del trabajo para resolver los problemas que son realmente importantes.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario