El pésame

noviembre 18 16:48 2020

A diferencia de ciertos heroicos gudaris vascos que brindaban en la cárcel cuando sus colegas sicarios asesinaban a un matrimonio desarmado, cualquier persona bien nacida lamenta la muerte de un ser humano. Incluso aunque esa muerte haya sido voluntaria -se llama suicidio- y el difunto fuese miembro de un comando terrorista condenado a veinte años. Se llamaba Igor González Sola y había sido el primer preso etarra acercado por el Gobierno de Sánchez al País Vasco, detalle pese al cual Otegi, el hombre de paz, y sus cofrades han dado en considerarlo una víctima del sistema penitenciario. Nada a lo que no estemos acostumbrados. La novedad del caso consiste en que el presidente del Gobierno trasladó el pesar «profundo» (sic)

Si ya estás suscrito, inicia sesión

Más información

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario