El PP desafía a Sánchez: Casado y sus barones se unen para no cerrar Madrid

El PP desafía a Sánchez: Casado y sus barones se unen para no cerrar Madrid
octubre 13 18:49 2020

El “espacio de colaboración” abierto entre el Gobierno de España y la Comunidad de Madrid ha degenerado en sainete político y enfrentamiento en toda regla, mientras las cifras de la propagación de la epidemia de la covid y la presión sobre el sistema hospitalario de Madrid siguen marcando récords en Europa. 

En menos de 24 horas ha saltado por los aires lo que parecía un principio de acuerdo entre Madrid y el Gobierno central. La Comunidad de Madrid se ha rebelado contra la decisión del Ministerio de Sanidad de imponer vía orden ministerial un confinamiento parcial en Madrid: restricciones de movilidad en la capital y otros nueve municipios, reducción de aforos y horarios en la hostelería y cierre de parques, entre otras medidas. 

Madrid no ha estado sola. El PP ha salido en ayuda de Isabel Díaz Ayuso para evitar que el Gobierno de Pedro Sánchez se pudiera presentar como el “séptimo de caballería” que venía a rescatar a Madrid y dejara así en evidencia la gestión de Ayuso.

La cronología del enfrentamiento 

  • El lunes 21 de septiembre el presidente del Gobierno y la presidenta madrileña se prometen colaboración en la “cumbre de las banderas” de la Puerta del Sol.
  • Cuatro días después la colaboración salta por los aires. El ministro de Sanidad sale en rueda de prensa a la misma hora que el consejero madrileño para instar a Madrid a extender el confinamiento parcial allá donde la incidencia supere los 500 casos por cada 100.000.
  • Madrid dice que Sanidad se ha sacado ese criterio de la manga y que están dispuestos a aceptarlo si los mismos criterios se aplican a todas las comunidades. 
  • Después de varios días de avisos y presión por parte del ministro de Sanidad, el martes 29 Gobierno central y la Comunidad de Madrid llegan a lo que parece un principio de acuerdo: establecen unos criterios epidemiológicos y asistenciales para aplicar restricciones en todo España que se llevarán al consejo interterritorial de salud en el que están representadas todas las autonomías.
  • 24 horas después Madrid se echa atrás. El consejo aprueba los criterios con el voto en contra de Cataluña y todas las autonomías del PP, excepto Castilla y León. Otras autonomías muestran su enfado. El País Vasco lo ha respaldado pese a las críticas por considerarlo una intervención encubierta y acuerdo precocinado en el que no se ha contado con ellos. 

¿Qué ha pasado de un día para otro?

En las primeras horas del miércoles por la mañana, aunque a nadie se le escapa que las limitaciones pactadas para toda España son un traje que sólo se ajusta a la situación de Madrid capital y otras nueve ciudades de la región, no trasciende ningún descontento por parte de los dirigentes populares.

Las tensiones se evidencian poco antes de las once de la mañana. El Ministerio de Sanidad difunde un documento con medidas muy detalladas, que incluyen cierres perimetrales de municipios enteros, limitaciones de reuniones y actividades, e incluso un plazo límite de 48 horas para empezar a aplicarse. Es la propuesta que pretende aprobar en el Consejo Interterritorial.

El consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, se desentiende del borrador. El vicepresidente, Ignacio Aguado (presente en la reunión del día anterior que cerró el acuerdo con Sanidad), también. Reclama que la iniciativa y la estrategia corresponden a Madrid y que el papel del Gobierno central es aportar medios, no marcar el rumbo.

Además, otras comunidades manifiestan su enfado porque se pretenda convertir en “café para todos” un pacto bilateral entre la capital y Sanidad. En ese momento parece probable que Madrid y el Gobierno se queden solos.

El ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso empieza a elaborar a esas horas un comunicado que se da a conocer pasadas las tres de la tarde. Madrid no acata las medidas de Sanidad, supuestamente acordadas, especialmente la que parecía sobreentendida de lo pactado la tarde anterior: el cierre de la capital. El ejecutivo afirma que no habrá confinamiento perimetral de toda la ciudad, si acaso, apunta a los distritos más poblados, varios de los cuales superan los cien mil habitantes.

Madrid niega la validez jurídica a la orden de Illa

“Nosotros aceptamos cerrar todas las poblaciones con más de 500 contagios por 100.000 pero si es en toda España, no sólo en la Comunidad de Madrid”, aseguraban a NIUS el sábado 26 de septiembre desde el entorno de la presidenta de Madrid.

Es lo que acordaron el martes con el ministro Illa y con el aplauso del vicepresidente  Aguado, de Ciudadanos.  “Satisfecho por haber alcanzado un principio de acuerdo con el Gobierno de España para abordar de forma conjunta la batalla contra el virus. Espero que se ratifique en el Consejo Interterritorial que se celebrará mañana. El diálogo da resultado. La unidad salva vidas y empleos”, proclamaba Aguado.

Horas después ese pacto ha saltado por los aires y Ciudadanos no oculta su desconcierto por este giro de sus socios de Gobierno. Desconocían que iban a dinamitar el principio de acuerdo con Sanidad.“¡Pero si ella (Isabel Díaz Ayuso) pidió criterios homogéneos el domingo pasado y se los han dado!”, exclaman desconcertados fuentes de la formación naranja a nivel regional consultadas por NIUS.

Ayuso desplegaba sus argumentos en las redes sociales: “Buscamos un texto consensuado y basado en parámetros técnico, no en tres genéricos. Hablamos de restringir derechos fundamentales de millones de personas. Hagámoslo bien”, aseguraba Isabel Díaz Ayuso desde las redes sociales.

Pablo Casado se ha reunido con Ayuso y Martínez-Almeida inmediatamente después de que Madrid cambiara de criterio

Inmediatamente después se ha marchado a una reunión de la Junta Directiva del PP de Madrid, a la que también ha asistido Pablo Casado además del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Desde allí se ha exigido al Gobierno de Pedro Sánchez “más apoyo y menos zancadillas en la lucha frente al coronavirus”.

La Comunidad se ha descolgado con que el acuerdo con Sanidad no es jurídicamente válido porque, según ellos, “la ley establece que las recomendaciones han de aprobarse por consenso”. Por tanto no piensa cerrar Madrid como le exige el Gobierno central, mientras el ministro Salvador Illa expresaba su estupor. “Ayer se llegó a un acuerdo imprescindible que la Comunidad de Madrid aceptó públicamente. Nadie entiende su marcha atrás ahora”, se quejaba Illa.

El Gobierno de Ayuso dice que Illa miente: “Es falso que se haya tomado un  acuerdo colegiado. Es falso que Madrid saliera satisfecha de la reunión de ayer”, replicaba el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

El PP y sus comunidades plantan cara a Illa

¿Qué ha ocurrido para que en menos de 24 horas se haya producido ese giro de 180 grados de Madrid?. ¿El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, mandó parar? En Génova lo niegan. “No ha habido ninguna instrucción de Génova. Nuestras CCAA se han basado el criterio de técnicos en epidemiología y Salud pública. De hecho, lo que se ha reclamado es que prevalezcan criterios científicos y objetivos”, aseguran fuentes de la dirección nacional del PP.

Las comunidades que gobierna el Partido Popular se han opuesto en bloque a las restricciones que el ministro Salvador Illa ha llevado a la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. Todas menos Castilla y León, que gobierna en coalición con Ciudadanos.

Todas las comunidades que gobierna el PP, menos Castilla y León, se han opuesto en bloque a las restricciones de Sanidad

Su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, también había exigido criterios homogéneos en toda España a la hora de aplicar restricciones. “Desde Castilla y León venimos insistiendo en la necesidad de dialogar y colaborar para frenar la pandemia. El Gobierno de España y el de Madrid han dado un paso en esa dirección. Ahora en el Consejo Interterritorial de Salud toca acordar criterios objetivos. Unidad frente al virus”, defendía Mañueco.

Ha sido la única voz discordante. Galicia, Murcia, Andalucía, Ceuta y por supuesto Madrid, se han opuesto en bloque al ministro Illa. Alegan que el plan no cuenta con las garantías técnicas suficientes mientras reclaman tiempo para consensuar los criterios a aplicar.

Illa se ha inventado unos criterios. Ha puesto el nivel para que le pillara a Madrid. ¡Qué casualidad que los ha puesto justo para que Madrid entre en los tres criterios!

“Illa reunió a su comité y se ha inventado unos criterios. Ha puesto el nivel para que le pillara a Madrid. ¡Qué casualidad que los ha puesto justo para que Madrid entre en los tres criterios! Más de 500  contagiados por cada 100.000 habitantes, que las PCR sean positivas en más del 10% de los casos y que las UCI estén ocupadas por encima del 35% y además incorpora el criterio de más de 100.000 habitantes, lo que afecta fundamentalmente a Madrid”, cuenta a NIUS un dirigente del PP experto en temas de Sanidad.

Reconoce que esos criterios se pusieron encima de la mesa en la reunión del martes entre el Ministerio y el Gobierno de Madrid, pero insiste en que lo único que el Gobierno de Ayuso acepta es que “ante la amenaza del cierre de Madrid, Madrid dice que sí a que haya unos criterios para todo el mundo pero no a esos criterios concretos. Bienvenidos sean para empezar a negociar pero lo que quería Madrid era negociarlos uno por uno en el Consejo Interterritorial”, intenta explicar ese mismo dirigente para justificar que no ha habido un giro en la postura de Madrid

El ministro ha dejado bien claro que esos criterios se plasmarán en una orden ministerial en los próximos días y serán de obligado cumplimiento para todas las comunidades. También para Madrid aunque de momento, no hay fecha.

 

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario