El presunto asesino de Dana Leonte, a punto de salir de prisión tras pagar la fianza de 25.000 euros

El presunto asesino de Dana Leonte,  a punto de salir de prisión tras pagar la fianza de 25.000 euros
junio 30 04:14 2020

En el momento de su desaparición, el 12 de junio de 2019, el bar que regentaba Dana Leonte en Arenas, un pueblo de la sierra de Málaga donde vivía con su novio y su hija, de siete meses, apenas llevaba abierto dos semanas. Desde entonces, no hay rastro de la joven rumana de 28 años. El principal sospechoso de su muerte, su pareja, Sergio Ruiz, de 37 años, saldrá con toda probabilidad este martes de prisión, después de que su familia haya podido reunir los 25.000 euros de fianza que la Audiencia Provincial de Málaga le impuso para salir de la cárcel.

El tribunal considera que hay indicios suficientes para considerar su culpabilidad, pero  dichos indicios no serían suficientes para mantenerlo en prisión. Sergio Ruiz estaba siendo investigado por un presunto delito de homicidio tras la desaparición de su pareja. Dana fue presuntamente asesinada y descuartizada por su pareja, con la que tenía una bebé en común. 

A pesar de que Sergio siempre ha negado guardar relación con la desaparición de su pareja, ingresó en prisión provisional el 28 de septiembre en la cárcel de Albolote (Granada) después de que se encontrara un fémur de la mujer en el campo, a unos kilómetros de la vivienda familiar y había hecho dos hogueras en las fechas que desapareció Dana. Además, el posicionamiento del teléfono móvil del investigado llevaron a su arresto.

Desde el primer momento, insistió en que su novia le había abandonado a él y a la hija de ambos, de siete meses, para huir de un prestamista al que le debía 15.000 euros. Era habitual que Sergio y Dana se enviaran mensajes con los móviles intercambiados. Ambos conocían la contraseña con la que desbloquear el aparato del otro. Pero Dana no cometía errores de ortografía. Y tampoco abreviaba las palabras. Algo que sí que hacía habitualmente su pareja. Algo que puso en alerta a los investigadores. 

Fue el día 14 de junio cuando Sergio se presentó en el cuartel de la Guardia Civil para denunciar que su pareja había desaparecido. A lo largo de todos los interrogatorios y de las pruebas recabadas se llegó a la conclusión de que en la tarde del crimen hay 45 minutos que son clave. A esas horas, tras sacar dinero en un cajero y tomarse café con una amiga, Dana llegó a su casa, la que compartía con Sergio. Entonces llamó a la Guardia Civil, porque denunció que alguien había forzado la puerta de la cochera en la parte baja de la vivienda.

Una patrulla acudió al lugar para realizar ciertas comprobaciones, y se marcharon a las 19:15 horas. A esa hora, Sergio ya había salido de su trabajo. Y es ese espacio de tiempo, tres cuartos de hora exactos, hasta las 20:00 horas, donde se sitúa el asesinato de la mujer rumana.

Limpió la casa con lejía

La Guardia Civil tomó restos biológicos en la vivienda que la pareja compartía. Sin embargo, Sergio Ruiz limpió la casa con lejía y pintó los bajos de las paredes. Según su abogado, lo hizo diez días después de la desaparición de Dana porque iba a recibir una visita de Asuntos Sociales y quería que todo estuviera presentable.  La búsqueda se centró en un radio de un kilómetro. Tras finalizar los segundos registros Ruiz fue trasladado en un coche de la Guardia Civil hasta el cuartel de Vélez-Málaga, donde estuvo declarando durante casi cinco horas. Tras ser puesto en libertad, el joven insistió en su inocencia.

Por su parte, la familia de Dana ha negado desde entonces que se hubiera marchado de forma voluntaria sin su hija y ha señalado a Sergio como el presunto autor del asesinato. Además, el prestamista negó ante la Guardia Civil que tuviese algo que ver con el paradero de Dana. “En ningún caso la lamentable e inoportuna desaparición de Dana tiene que ver con supuestos prestamistas, más bien con que esta persona no se encontraba a gusto en su entorno social y, sobre todo, por la incomodidad que le suponía atender a su bebé”, manifestó el supuesto prestamista a la Guardia Civil.

Hasta el momento de su detención, Sergio Ruiz, abañil de profesión, aparentó absoluta normalidad en Arenas, a pesar de que tanto la familia de su novia y la Guardia Civil siempre lo situaron en el centro de las sospechas. Al novio de Dana le constan cuatro denuncias previas (con sus correspondientes órdenes de alejamiento) por malos tratos a tres exparejas y los investigadores lo definen en sus informes como “violento, mendaz y con rasgos psicopáticos”.

En las distintas búsquedas que se hicieron tras la desaparición de Dana, los investigadores hallaron decenas de huesos, aunque algunos eran de origen animal y otros de origen dudoso.

El Instituto de Medicina Legal de Málaga examinó los dudosos y también los de origen humano. Los forenses enviaron los que consideraron de una persona al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, que hizo el cotejo original (el del fémur) , hallados en octubre de 2019,con el ADN de la desaparecida. Un extremo que ahora los investigadores ya han podido demostrar tras meses de investigación.

La Guardia Civil encontró varios fragmentos de huesos humanos correspondientes a la columna y extremidades en las inmediaciones donde intentaban localizar el cuerpo de Dana. La búsqueda se intensificó a partir del 18 de septiembre en unas zonas específicas próximas a Arenas. En ella participaron perros adiestrados especializados en encontrar rastros biológicos y agentes de los grupos de Actividades Subacuáticas, Equipo de Montaña o Seprona. El resto del cuerpo aún no ha sido hallado y tampoco las pertenencias de la mujer, ni su móvil. 

La pandemia del COVID-19 paralizaron las batidas. Ahora, la familia de Dana espera que se reanuden la búsqueda de la joven por la zona.

Un palo con pelo de la chica

Los investigadores policiales manejan como principal hipótesis que Sergio Ruiz golpeara en la cabeza a Dana Leonte antes de deshacerse de los distintos fragmentos óseos que han ido apareciendo durante las sucesivas búsquedas. 

La Guardia Civil mantiene que el sospechoso habría pegado a la joven con el palo de madera de 80 centímetros que fue hallado durante un registro efectuado a la vivienda en la que residían. El objeto presentaba pelo de la joven incrustado.

En relación a la hija que la pareja tenía en común, sigue acogida de manera provisional con su hermano Estanislao. Precisamente, Sergio se ha querellado contra el hermano de la desaparecida por acusarlo públicamente de haberla asesinado y le reclama una indemnización de 50.000 euros por daños y perjuicios. La familia de la desaparecida espera que la justicia dictamine que la niña deje la casa de un hermano del principal sospechoso, y pase a manos del hermano de Dana Leonte.

 

 

 
 

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
ver más artículos

Artículos relacionados

Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario