Escuelas en la naturaleza: una opción para una vuelta al cole más segura

Escuelas en la naturaleza: una opción para una vuelta al cole más segura
octubre 17 17:20 2020

Es todo un desafío volver a las aulas en estas condiciones. Hay que buscar soluciones para intentar mantener la distancia social y evitar contagios. En algunas escuelas lo tienen más fácil. Ellos llevan ya tiempo dando clase en el exterior. El aire libre es su aliado y sus aulas son los bosques. Son las escuelas en la naturaleza o escuelas bosque.

Desde la Asociación Nacional de Educación en la Naturaleza (EDNA) han diseñado un protocolo para retomar las clases con seguridad a pesar de la pandemia. El 80% de su jornada es al aire libre.Y parte de sus propuestas se pueden trasladar a los colegios convencionales. Ellos dicen que no ven limitaciones, sino oportunidades. Consideran que esta nueva normalidad es la ocasión perfecta para hacer las cosas de forma diferente, porque “al aire libre no hace falta desinfectar”. 

En muchos centros educativos están intentando buscar espacios dentro del edificio para poder dividir a los alumnos. En las Escuelas en la naturaleza defienden que en lugar de meter a los niños en habitaciones que ni siquiera están preparadas para funcionar como un aula, salgan fuera. “En vez de mascarilla y distancia social, que es complicado para los más pequeños, nosotros proponemos grupos-célula de 9 niños que siempre tengan los mismos profesores”, explica Paz Gonçalves, fundadora de Amadahi, una escuela de la naturaleza en Oleiros (A Coruña). En su centro trabajan con grupos pequeños, pero aseguran que en un colegio grande también se pueden buscar soluciones.

200701 bosqueko 1

No se trata de llevar la pizarra y los pupitres al exterior. “Lo que hacemos es asilvestrar nuestros materiales. Nuestros niños aunque son de infantil hacen lectoescritura, matemáticas, ciencias, todo en base a la experiencia”, relata Gonçalves. Defienden que todo el currículum de infantil se puede dar al aire libre, con materiales de la naturaleza. “No solo hay que cambiar el espacio, sino la mirada”, cuenta Noelia García, directora de la escuela infantil Bosqueko, en Gran Canaria. “No trabajamos los colores pintando una ficha, sino que los niños salen al bosque en busca de ellos. ¡Imagínate cuántas gamas de verdes hay en la naturaleza!”, apunta.

Saben que muchos los consideran unos hippys, pero ellos lo tienen claro. “Yo llevo 30 años de docencia en colegios ordinarios, doy clase en la universidad”, explica Paz Gonçalves, “mi compañera de equipo es pedagoga, estamos sobradamente formados“. “Hay una base científica, a nivel educativo proporciona beneficios. Además de los beneficios físicos, es mucho mejor para la vista y previene el sobrepeso”, explican desde Amadahi.

Asesoramiento a centros tradicionales

Desde Bosqueko cuentan que este verano se ha disparado la demanda de sus campamentos. “Después de estar confinados tantos meses, la gente busca espacios al aire libre. Y es muy necesario. Hay estudios que dicen que los niños pasan menos horas al aire libre que algunos presos”. También los han llamado desde varias escuelas tradicionales para pedirles asesoramiento para reestructurar sus espacios. “Está demostrado que el índice de contagio al aire libre es muchísimo menor y las familias se plantean otras formas de educación”, afirma su directora.

En Amadahi ya tienen experiencia en colaborar con otros centros. Una escuela infantil de A Coruña les pidió consejo sobre cómo utilizar su jardín como un aula más, no sólo para el recreo. “Están encantados, tienen menos conflictos y menos bajas por enfermedad, tanto de niños como de profesores”. Paz Gonçalves destaca que hasta desde el Gobierno están recomendando salir al aire libre: “La ministra Isabel Celaá lo ha dicho varias veces. En Italia se está asesorando al gobierno para permitir que colegios ordinarios hagan alianzas con escuelas en la naturaleza.”. Defienden que sería posible una educación combinada: 3 días en centros tradicionales y 2 en una escuela en la naturaleza. “Hacer alianzas pedagógicas como se está haciendo ya en otros países, así los niños se turnan y baja la ratio”, afirma Gonçalves.

El clima no es un problema

Este tipo de escuelas proliferaron en el Norte de Europa desde los años 50. “En Alemania hay 3.000 que forman parte del sistema educativo igual que las tradicionales”, explica Noelia García. Han escuchado muchas veces que es una locura sacar a los niños a un bosque en pleno invierno. “Se hace en Dinamarca, donde están a bajo cero. Ellos se ríen si les decimos que aquí tenemos problemas”, cuenta divertida Noelia, “conozco colegios en Escocia, con un clima mucho más duro, que simplemente tienen toldos para resguardarse”.

No hay mal tiempo, sino ropa inadecuada. Hay que vestirse como una cebolla, capa sobre capa”

En Amadahi tienen un eslogan: no hay mal tiempo sino ropa inadecuada. Su estrategia para vestirse, es la de la cebolla: por capas. “Capa sobre capa, la última impermeable, así pisamos charcos, jugamos, hacemos un montón de cosas al aire libre”, relata su directora. “Además, tenemos refugios, disponemos de un cenador, parecido a un palco de música, donde hacemos una hoguera”, añade.

200701 bosqueko general

En busca de la homologación

Por ahora solo tienen alumnos de educación infantil, de 3 a 6 años, porque es la etapa no obligatoria. “No somos una escuela homologada por ministerio de Educación, pero alumnos de muchas universidades se pelean por hacer prácticas en nuestro centro”, cuentan desde Amadahi.

En Bosqueko están gestionando la homologación para poder impartir también primaria. “Tenemos mucha demanda, muchas familias están deseando que logremos la homologación para poder continuar aquí”, afirma su directora. “Paradójicamente, para conseguirla nos piden tener cemento, la normativa de los años 80 pide determinados metros con hormigón. Curioso, ahora que lo que necesitamos son espacios al aire libre”.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario