Florentino, Botín, Sánchez Galán, Isla… Sánchez pide el apoyo de los grandes del Ibex

septiembre 02 09:18 2020

Durante buena parte del acto en la Casa de América de Madrid, Pedro Sánchez parecía, más que el presidente del Gobierno, el entrenador de la plantilla más cara de la historia antes de afrontar el partido de su vida.

Ante él, sentados, han asistido a su conferencia, titulada “España puede”, los presidentes de las empresas más poderosas del país. Juntas suman una capitalización bursátil cercana a los 200.000 millones de euros. La cláusula de rescisión del contrato de Messi suena a cacahuetes en este contexto.

Lo sabe bien uno de los presentes, Florentino Pérez (ACS), que figuraba en la alineación junto con Ana Botín (Santander), José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Carlos Torres (BBVA), Pablo Isla (Inditex), Antonio Brufau (Repsol) o José Manuel Entrecanales (Acciona).

Junto a ellos, casi todos los miembros del Gobierno, los representantes de la patronal CEOE y de los sindicatos CCOO y UGT, directores de medios de comunicación y, con sitio reservado en primera fila, el pianista James Rhodes y la divulgadora científica Boticaria García, que nada más sentarse han inmortalizado tomando fotos su insólita presencia en el lugar.

Antes de hablar el presidente, los corrillos han servido para demostrar que a empresarios y gobernantes se les cae la mascarilla o les asoma la nariz fuera de ella como a cualquier otro. 

En el discurso de Sánchez, ningún anuncio, ninguna propuesta concreta, ninguna medida nueva. Nada que afecte de manera directa a los empresarios presentes. Sólo palabras motivadoras para pedir a todos “arrimar el hombro”, como le gusta decir, con el objetivo común de lograr la recuperación económica.

Sánchez ha precisado que asume las discrepancias, pero no que alguien se niegue a sumar fuerzas: “Unidad no es unanimidad”, ha dicho, en un mensaje que parecía destinado a un jugador clave, pero que no estaba ni convocado en la alineación: el presidente del PP, Pablo Casado.

Su negativa actual a negociar unos presupuestos con el PSOE o a renovar cargos en el poder judicial podría parecer algo menor si se compara con el peso económico de los presentes. Pero hay apoyos tornadizos y con el tiempo, estos actos resultan ingrávidos en términos políticos. Los grandes empresarios suelen acudir a estas llamadas tan del gusto de los gobernantes de turno, con independencia de quién sea el inquilino de La Moncloa.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario