Javier Izquierdo: «Los vaivenes de Mañueco desconciertan a la ciudadanía»

Javier Izquierdo: «Los vaivenes de Mañueco desconciertan a la ciudadanía»
octubre 18 00:19 2020

Sin tiempo apenas para asesentarse en su nuevo cargo -tomó posesión el 20 de febrero-, Javier Izquierdo ha tenido que lidiar con una crisis sin precedentes de la que no se atreve a aventurar su recorrido. Con una «comunicacion y coordinación muy fluida» con la Junta, especialmente con el consejero de Fomento, el delegado del Gobierno sí critica ciertos «vaivenes partidistas» del presidente del Ejecutivo Autonómico y tampoco entiende sus quejas sobre las cantidades que recibirá la Comunidad a través del fondo extraordinario no reembolsable del que asegura que Castilla y León «sale beneficiada» y que supone, junto a otras medidas, una diferencia «radical» frente a la gestión que hizo el PP en el «crack» de 2008.

-¿Es usted de los que cree que la situación sanitaria no es tan grave y los brotes se están controlando de forma satisfactoria o de los que ve ya una segunda oleada que puede llegar incluso a volver a confinarnos?

-Estamos en una situación de nueva normalidad en la que no podemos hacer lo de antes precisamente para evitar volver a lo que vivimos hace unos meses. Lo fundamental es la responsabilidad individual de cada uno de los ciudadanos. Tenemos que hacer caso a los que saben y tomar decisiones con la mejor información posible. Más allá de aventurar de cómo va a ser el futuro, hay que ser evolutivos como ocurrió en el estado de alarma cuando pasamos de un confinamiento drástico a una fase desescalada recomendada por los expertos.

-¿Cómo ha sido trabajar codo con codo con la Junta de Castilla y León?

-Podemos sentirnos satisfechos de la coordinación institucional que hemos tenido con la Junta. El Gobierno central ha hecho una apuesta muy clara por la colaboración con las comunidades comprendiendo las dificultades por las que han pasado algunos territorios y sin realizar ninguna crítica a su gestión. En mi papel, creo que hemos funcionado con una comunicación bastante fluida dando la mejor respuesta posible. Al menos al ciudadano no le hemos dado otros problemas, algo que sí se ha producido en otros puntos del país.

-Sí cuestionó al presidente de la Junta justo cuando él puso en duda la continuidad del estado de alarma que pedía Pedro Sánchez ¿Fue un poco ventajista esa crítica por su parte o va en el cargo?

-Quiero recordar que acabamos de ver a la Junta solicitar casi de nuevo el estado de alarma. Es muy importante que una decisión de esa envergadura no esté sometida a los albures partidistas. El líder del PP nacional arrastró probablemente a alguno de los presidentes de las comunidades, aunque era consciente de que no había una alternativa. Decidió embarcarse en una carrera alocada en la que lamentablemente algunos dirigentes blanquearon su discurso.

-Ahora Fernández Mañueco ha vuelto a criticar a Sánchez acusándole de «echarse a un lado» dejando toda la responsabilidad en las comunidades.

-El presidente del Gobierno ha estado permanentemente implicado en la gestión de la pandemia y ahora lo hace ofreciendo la aplicación del estado de alarma a las comunidades a petición de sus presidentes. Me sorprende que Mañueco, que ya solicitó su declaración en Castilla y León el 13 de marzo, diga ahora que no lo quiere. Antes que estos vaivenes que desconciertan a la ciudadanía, le pediría que valore las oportunidades que supone la medida y su conveniencia.

-¿Le parece adecuado que uno de los lemas del Gobierno sea el de que saldremos más fuertes?

-Creo que es un lema muy acertado porque hace una apelación al sentimiento de comunidad como sociedad.

-¿Usted cree que estamos a la vuelta de la esquina de una crisis económica sin precedentes o se inclina más bien por que el impacto será menor y pasará más o menos rápido?

-De momento el plan que se ha acordado en Europa, que supone 144.000 millones para España, supone ya un avance muy importante que no vivimos en la crisis anterior. Tampoco entonces hubo medidas sociales por parte de aquel Gobierno como sí las hay ahora. Hubo una reforma laboral y un rescate del sector financiero sin repercusión en la economía real. Ahora hay una manera de afrontar la crisis radicalmente distinta. Los autónomos han tenido por primera vez prestaciones por cese de actividad, las empresas han podido utilizar los ERTE y también tenemos el Ingreso Mínimo Vital, denostado por algunas formaciones incluso llamándolo paguita. Es cierto que la actividad se va a recuperar de manera diferente en función de los sectores. Algunos ya están saliendo de la crisis y otros necesitarán medidas adaptadas al impacto que sufran.

-¿Se confundió usted cuando dijo que Castilla y León sería una de las más beneficiadas por el fondo extraordindario del Gobierno?

-Es que la Junta no cuenta los datos como son. Es verdad que ha habido un cambio en la distribución, pero olvidan que hay un fondo educativo de 2.000 millones y que los criterios del sanitario siguen estrictamente vinculados al impacto de la pandemia, por lo que beneficia a nuestra Comunidad en la medida en que tenemos ciudadanos más envejecidos y afectados. Más allá de la critica que se quiera hacer, Castilla y León recibe más dinero que el porcentaje de población que tiene y de manera notable. No entiendo esas quejas.

-Pero es lógico que Castilla y León reclame si considera que la cantidad que va a recibir no es la correcta. Otras comunidades lo han hecho.

-Nunca se han puesto encima de la mesa 16.000 millones de euros no reembolsables para la financiación de las comunidades. Pongamos esto en el frontispicio de todo. Lo que podemos entrar a debatir es si hay comunidades que en este escenario son más o menos irresponsables con los impuestos que recaudan.

-¿La Junta lo está siendo?

-En la medida que el acuerdo de recuperación firmado en Castilla y León de momento demora la supresión del Impuesto de Sucesiones… Esa es una propuesta de las fuerzas politicas que sustentan a la Junta: beneficiar a 800 personas para provocar un merma en los ingresos públicos muy importante. No se puede estar pidiendo más y simultáneamente reducir tus ingresos para beneficiar a unos pocos.

-En su toma de posesión criticó «la visión simplista de unos territorios que se sienten agraviados por otros cuando la realidad es más compleja» ¿Era un mensaje al alcalde de León y su apuesta por romper la Comunidad?

-No. Lo que digo es que los problemas de desequilibrio territorial que existen no se resuelven desde la confrontación, sino desde la colaboración. En ese diálogo entre lo urbano y lo rural por el que abogo me encantaría que entre Valladolid y León, Medina de Rioseco tuviera 50.000 habitantes y Mansilla de las Mulas, otros 50.000. Deberíamos tener muchas más ciudades para así dar mejores servicios a sus entornos rurales. Recuerdo fotos del expresidente Juan Vicente Herrera con sus homólogos en Asturias y Galicia unidos en un frente contra la despoblación. ¿Ya quisiera yo tener el problema que tienen ellos? Con cien habitantes por kilómetro cuadrado Castilla y León tendría nueve millones de habitantes en lugar de los 2,4 actuales. Nuestras dificultades son mayores. Mi aportación es que esto no se resuelve con la pelea de unos contra otros.

-¿Y qué opina de la iniciativa del socialista José Antonio Diez?

-Sé cual es el planteamiento del PSCL y del PSOE de León. La posición del alcalde de León será muy escuchada pero es suya. Debemos centrarnos en los debates que nos permitan construir entre todos.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario