La superabuela de Murcia pasa el coronavirus sin enterarse a los 96 años: “Yo no he notado nada”

La superabuela de Murcia pasa el coronavirus sin enterarse a los 96 años: “Yo no he notado nada”
noviembre 10 08:18 2020

Detrás de la mascarilla se adivina la sonrisa de Encarna. A sus 96 años, esta mujer murciana, mantiene su lucidez y su buen humor, más ahora que acaba de enterarse que ha superado el coronavirus sin despeinarse. “Yo no he notado nada. Estoy siempre igual. Aunque si me hubieran dicho que me había contagiado habría tenido más miedo”, reconoce a NIUS Encarna Jiménez sentada en su sillón.

Y es que sus hijos, después de que se confirmara el positivo tras una PCR, decidieron no contarle que había contraído la enfermedad. “No queríamos que se pusiera nerviosa, además la veíamos que estaba bien y no había necesidad”, explica su hijo José Antonio.

El brote se originó en una confitería

La anciana se contagio a finales de agosto del Covid 19, después de que Sandra, la enfermera que la cuida a diario desde hace dos años, se infectara en una confitería de Alcantarilla (Murcia), localidad donde residen. “Fui solo unos minutos a tomar un café”, cuenta la joven, que también ha pasado la enfermedad sin sufrir ningún síntoma.

De hecho, las pruebas se las hicieron después de que el propietario de la confitería anunció que él y su mujer habían dado positivo. Inmediatamente, se puso en marcha el protocolo que se aplica cuando se detecta un contagio en un establecimiento público y ambas mujeres se hicieron la PCR, que confirmó la infección.

Además, las alarmas saltaron cuando se enteraron que el propietario de la confitería, había ingresado en el hospital, donde continúa tres semanas después de contraer la enfermedad.

Nada que ver con Encarna y Sandra, que han pasado 14 días confinadas en la vivienda en perfecto estado de salud, aunque han tenido un seguimiento continuo desde el ambulatorio de la localidad y por parte de toda la familia de la mujer.

Un aislamiento, que a la anciana no se le ha hecho pesado, entre otras razones porque no ha dejado de cumplir a diario con su costumbre favorita. “Ella se toma una cerveza a mediodía y otra por la noche. Está como un roble”, asegura su hijo.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario