La vendimia del coronavirus: “Paramos cada dos horas porque con mascarilla nos cansamos más”

La vendimia del coronavirus: “Paramos cada dos horas porque con mascarilla nos cansamos más”
noviembre 14 23:18 2020

La actual campaña de la recogida de la uva tiene un significado muy especial para Bodegas CVNE. Se trata de la vendimia número 100 de su vino buque insignia: Imperial, elegido Mejor Vino del Mundo en 2013, único vino español en obtener esta distinción. Se trata de un caldo que se elabora únicamente en aquellos años en los que la calidad de la uva se considera óptima; y este año se cumplen los requisitos. “Estábamos muy ilusionados con el aniversario y se nos ha complicado la campaña con la pandemia”, reconoce Magda Clavijo, gerente de campo en CVNE.

Como el resto de la bodegas del país, CVNE ha tenido que reorganizar su sistema de trabajo para preservar la salud de su plantilla. Han contratado a más temporeros e incluso tienen algunos de reserva “por si se producen contagios y debemos aislar algún grupo”.

Los temporeros se cambian la mascarilla tres veces al día.

Los protocolos de seguridad son estrictos. Cada temporero utiliza sus propias herramientas de material de trabajo: cesto (identificado con las siglas de su nombre), tijeras y guantes, que desinfectan al terminar la jornada de trabajo. “Hemos reformado las casas donde conviven para adaptarlas a esta situación. Son un máximo de nueve trabajadores por vivienda. Siempre se trasladan juntos al campo con su tractorista correspondiente y sin entrar en contacto con el resto de la plantilla. Así no se rompen los grupos burbuja”, nos explica Clavijo.

Un cesto con las siglas del nombre y apellido de su temporero.

 “Hasta tres mascarillas por día”

La obligatoria y necesaria utilización de mascarillas añade mayor dureza a las labores del campo, sobre todo cuando sube la temperatura. “Tenemos que hacer pequeños descansos cada dos horas porque se cansan mucho más. Me gustaría que se supiera que están muy pendientes de cambiarlas cuando pasan cuatro horas. A veces hasta me lo recuerdan cuando llega la hora”, explica esta responsable que suministra tres mascarillas al día a sus trabajadores (dos por la jornada de 8 horas más la que portan en el viaje en coche).

Aunque todos los trabajadores de la bodega han dado negativo en los PCR que el Gobierno Vasco realizó antes del comienzo de la vendimia a los profesionales del sector, Clavijo no baja la guardia. “Lo que no pueden hacer es reunirse con los amigos de otras casas después de la jornada. Lo tienen prohibido. Este año tienen que ser así, no podemos arriesgarnos”.

 

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario