Las discrepancias de Ayuso y Aguado complican la relación entre Ciudadanos y el PP

Las discrepancias de Ayuso y Aguado complican la relación entre Ciudadanos y el PP
octubre 16 21:49 2020

El pulso entre la presidenta de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, y su vicepresidente Ignacio Aguado, de Ciudadanos, se ha convertido en una especie de bomba de relojería en la relación entre ambos partidos. Su choque de posturas con respecto a las medidas que se deben tomar para frenar la pandemia ha trascendido al ámbito nacional.

El PP salió a la defensa “sin fisuras” de Ayuso y su decisión de recurrir las medidas dictadas por Sanidad por entenderlas excesivas. Ciudadanos se volcó en el respaldo de Aguado y su posicionamiento contra la batalla judicial emprendida por Ayuso. “Las restricciones pueden salvar vidas”, defiende Ciudadanos.

El caso es que en el afán (previsible) por arropar cada uno al suyo, han hecho traslucir una clara disparidad estratégica en una materia tan sensible como el combate contra el virus. Todo un problema entre dos partidos con varios gobiernos de coalición y que incluso han manejado la idea de protagonizar alguna aventura electoral conjunta.

Antes de este lunes, estaba por ver si Aguado contaba o no con el respaldo de la cúpula de su partido en su desmarque de las tesis oficiales del Gobierno del que forma parte. Y sí, Arrimadas le ha dado su apoyo, en contra de los que auguraban que había voces en C’s que “cuestionaban” la maniobra de Aguado. Fuentes de Ciudadanos lo atribuyen a filtraciones interesadas del PP.

Ciudadanos se alinea con el PP ‘blando’

Es más, la portavoz nacional del partido naranja, Melisa Rodríguez, puso como contrapunto a lo que está haciendo Ayuso la decisión del Gobierno de Castilla León –donde PP y Ciudadanos también gobiernan juntos- de confinar perimetralmente León y Palencia con índices menos desfavorables de los que se dan en Madrid. Entre el PP de Ayuso y el de Fernández Mañueco, se alinean con éste último. La versión blanda.

Sobre la supuesta contradicción de que dos gobiernos con los mismos partidos se manejen con distintos criterios, Rodríguez entiende que, si hay contradicción, la hay en el PP: “Tendrá que preguntar en Génova cómo apoyan las medidas restrictivas en Castilla y León y cómo también apoyan el recurso en la Comunidad de Madrid. Tendrá que ser el PP el que explique la diferencia de criterio y como se entienden ellos”, dijo. Para la portavoz de Ciudadanos, su formación defiende un único modelo en toda España, y no es precisamente el de Madrid.

Enfrentados por el reproche y la disparidad de criterio en la capital, en lo que sí coinciden PP y Ciudadanos es en su intento de blindar una coalición en horas bajas. “Nuestros gobiernos son gobiernos de libertad. Así fue como nacieron y cada miembro del Gobierno expresa sus opiniones”, es el argumento con el que Teodoro García Egea, secretario general de los populares, ha defendido que Ayuso y Aguado sigan juntos pese a su falta de sintonía. Casi calcado -“somos socios, pero no pensamos lo mismo”- a lo que decía Melisa Rodríguez para justificar la continuidad de una coalición que está trabajando, según ella, “junta y bien”.

Otros elementos en juego

En la movida de Madrid, tanto los intereses de los de Arrimadas como de los populares van más allá de la propia Comunidad. Para Ciudadanos, la pelea de Ayuso con el Gobierno central llegó en plena negociación de los presupuestos generales del Estado, donde todavía aspira a que Pedro Sánchez cuente con sus votos. Aparte del estrictamente sanitario, otro elemento a tener en cuenta en su nulo afán de jugar al choque.

Para los populares, el caso trasciende por el posible recelo que el ‘estilo Ayuso’ puede estar provocando en el propio seno del partido. Y de ahí el cierre de filas sin contemplaciones de este lunes. “Porque la lucha de Sánchez es contra la Comunidad de Madrid, es contra la presidente no es contra el virus”, enfatizó García Egea, recordando a los barones ‘templados’ e hipotéticamente críticos con la presidenta madrileña que también ellos sufrieron ataques del PSOE.

Por una cosa o por otra, para el PP y Ciudadanos, Madrid, en principio llamado a ser un escaparate, el lugar desde donde exhibir la gestión, aparece como todo lo contrario, como un punto débil. 

Los datos de la pandemia son preocupantes, y la gestión se ve emborronada por desencuentros, falta de sintonía y alguna que otra dimisión. Poco que ver con otros escenarios donde la cogobernanza PP-Ciudadanos no viaja de sobresalto en sobresalto. Madrid capital, por ejemplo. O en el terreno autonómico Andalucía o Castilla-León. En ésta última, y según fuentes del PP, la clave del entendimiento está en que Alfonso Fernández Mañueco “le ha tomado la medida” a su vicepresidente Francisco Igea, de Ciudadanos. “Respeta su parcela”, dicen, y no hay constancia de grandes choques.

En Madrid no parece el caso. El próximo punto crítico es el momento en que la justicia se pronuncie sobre el recurso planteado por Ayuso contra las medidas en vigor. En caso de que las tumbe ¿qué hará Ciudadanos? De momento, no hay respuesta.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario