Las térmicas de Compostilla y La Robla echan el cierre tras medio siglo de vida

Las térmicas de Compostilla y La Robla echan el cierre tras medio siglo de vida
junio 30 06:14 2020

La historia del carbón cierra hoy su último capítulo en la provincia de León. Tras la clausura de los tajos hace año medio, ha llegado la fecha prevista en el calendario para parar la actividad de las centrales térmicas de Compostilla y de La Robla. Su maquinaría dejará de trabajar más de medio siglo después de que entraran en funcionamiento: la primera, en 1961, y la segunda, en 1970, dejando atrás aquellas décadas en las que los trabajadores del sector minero se contaban por decenas de miles, para dar paso a una nueva etapa de transición ecológica marcada por fuentes de energía no contaminantes.

En el año 2018, la Unión Europea marcaba unos nuevos requisitos de emisiones para poder seguir quemando carbón en las centrales. Las nuevas reglas del juego exigían a las eléctricas importantes inversiones. Ese mismo año, el 1 de diciembre, se desconectaba de la red la planta de Anllares (en Páramo del Sil). Naturgy no asumía desde el primer momento ese desembolso en estas instalaciones y en este mes de junio comenzó su desmantelamiento tan sólo unos días antes de que le sigan los pasos otras siete térmicas del país, que sin haberse acometido en ellas las actuaciones pertinentes este 1 de julio incumplirían la normativa para seguir en activo. La palentina de Velilla y la asturiana de Lada tienen unos meses más de margen.

Con su cierre, el carbón será prácticamente historia en una tierra en la que esta actividad ha afectado recientemente a miles de empleos directos e indirectos, primero con el cierre de la minería en 2018 y posteriormente con el cambio de política energética y un descenso considerable de la producción en las centrales a medida que ganaban terreno las fuentes renovables y aumentaban las restricciones. El pasado año, a mediados de diciembre España generó por primera vez toda su electricidad en varios días sin recurrir al carbón.

Con el cierre ya irreversible, Endesa anunció ayer una inversión de 600 millones para reemplazar la clausura de Compostilla a través de proyectos de energía solar y eólica que serán promovidos en la zona en los próximos años. Una iniciativa en la misma dirección a la anunciada hace unas semanas por Iberdrola en Velilla y que es una de las líneas de actuación que promueve la Junta. Así lo reflejó ayer el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, que solicitó en una carta a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, «la necesidad de aprovechar las infraestructuras para nuevos proyectos generadores de energía», además de la atracción de actividad que compense «el empleo destruido» y el desarrollo de empresas locales con el apoyo de las eléctricas y la colaboración público-privada.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario