Lleida echa el cierre y sus vecinos conviven ya con las nuevas restricciones para frenar el virus

Lleida echa el cierre y sus vecinos conviven ya con las nuevas restricciones para frenar el virus
agosto 07 21:45 2020

Unos minutos antes de las cuatro de la tarde y apurando casi hasta el último momento, el restaurante de comida asiática Himalaya echaba el cierre. Uno de sus trabajadores terminaba de recoger las mesas de la terraza y bajaba la persiana. Lo mismo ocurría en otros bares y cafeterías de la Plaça de la Sal, situada en el Eje Comercial de Lleida, la zona de la ciudad que habitualmente tiene más vida.

Pero esta tarde el escenario era muy diferente. Casi la totalidad de los bares, restaurantes y pequeños negocios estaban cerrados. Muy pocos vecinos transitaban por las calles. Solo algunos trabajadores y agentes de la Policía Local. También un joven de 33 años que se ha recorrido, patinando, el cinturón comercial de la ciudad. Esa persona es Lucciano Paslaru, propietario de la cafetería de comida mediterránea Stradalle.

“Yo no he esperado a las cuatro de la tarde. Viendo cómo estaba la situación he preferido no abrir esta mañana. Me he comprado unos patines y he dicho, ‘pues voy a ver cómo está la Calle Mayor’. Y lo que veo es que se están respetando mucho las nuevas medidas de control. Creo que, por lo menos, el 80 % de los negocios están cerrados. Esta calle, que normalmente está repleta de gente, hoy parece medio fantasma. Se parece mucho a cómo estaba al principio del confinamiento, en marzo o abril”, explica Paslaru.

Lleida

El endurecimiento de las restricciones

En un intento por frenar los nuevos brotes de coronavirus, el Govern de Catalunya ha endurecido las restricciones en Lleida, L´Hospitalet de Llobregat y siete municipios de la comarca del Segrià. Tras un primer revés judicial, esta vez la resolución sí ha sido aprobada por los Juzgados de Instrucción de Lleida y Barcelona, por lo que se han puesto en marcha, en la tarde de este miércoles, esas nuevas medidas de confinamiento.

Desde las cuatro de la tarde todos los restaurantes, bares, cafeterías y terrazas del Segrià deben permanecer cerrados. Solo se podrá acudir a estos establecimientos para recoger comida para llevar. Los supermercados y las tiendas de productos de primera necesidad sí pueden abrir. El resto de negocios únicamente atenderán al público con cita previa. Y estas medidas se alargarán, al menos, durante 15 días más.

Esto es una incertidumbre total. No hay palabras que puedan describir lo que nos está pasando

“Esto es una incertidumbre total. Yo tuve que llamar ayer a la Guardia Urbana de Lleida porque no tenía muy claro qué tenía que hacer. No sabemos bien cuál es el marco administrativo en el que nos tenemos que mover ahora. Nos hacen cerrar sin darnos ningún respaldo y otra vez me veo con una mano delante y otra detrás”, afirma Lucciano Paslaru. El joven italiano había reabierto su negocio en mayo y ahora vuelve a cerrarlo. “Hay pocas palabras que puedan describir lo que nos está pasando. Yo tengo 33 años, toda la vida por delante. Pero otra gente, no. Tenemos que ver qué hacer cuando todo esto pase. Pero ahora es difícil pensar en eso, ahora intentaremos ver si las administraciones nos dan apoyo”.

Local cerrado

La misma situación de angustia la está viviendo José María, propietario de una ferretería en Lleida. “Pues aquí estoy, cerrando el negocio y a partir de ahora solo podré trabajar dando cita a los clientes. Así que vendré cuando me llamen. Esto va a ser una ruina”. El encargado de otro negocio admite con resignación que va a adoptar “todas las medidas de seguridad” que les pide la administración y atenderá con cita escalonada, “pero esto no hay quien lo aguante. Otra vez a cerrar y a seguir pagando”.

Qué se puede hacer y qué no 

No son los únicos afectados por este recrudecimiento de la situación. Se han suspendido las actividades culturales, recreativas y deportivas. También cierran los teatros, cines, museos y el ocio nocturno. Además se prohíben las reuniones de más de 10 personas, incluyendo bodas, bautizos y funerales. Los vecinos sólo podrán pisar la calle para trabajar, para ir al médico, al supermercado, a la farmacia, al banco, para atender a una persona dependiente, para hacer un examen y por cualquier otro motivo de fuerza mayor.

Negocio en Lleida

Estas medidas dejan un escenario muy parecido en la comarca del Segrià, al que todo el país vivió al principio del confinamiento, cuando el Gobierno decretó el estado de alarma. La decisión la ha tomado el Govern catalán por la situación epidemiológica de la zona. La gerente de la Región Sanitaria de Lleida y de la Región sanitaria Alt Pirineu y Aran, Divina Farreny, ha afirmado este miércoles que “entre brotes y agrupaciones de casos” hay una cincuentena de focos de coronavirus en la provincia de Lleida y ha señalado que la velocidad de contagio comunitario es muy elevada.

Según Farreny, entre el jueves y el domingo se han hecho unas 5.000 pruebas de PCR “en cribajes de residencias, en centrales hortofrutícolas, en el día a día de las áreas básicas de salud y en el Hospital Universitario Arnau de Vilanova”. También ha precisado que el volumen de positivos de las pruebas “hace unos días estaba en el 25%”.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario