Los médicos de primaria, al límite: “Los pacientes están indignados, hay esperas de diez días”

Los médicos de primaria, al límite: “Los pacientes están indignados, hay esperas de diez días”
noviembre 05 15:48 2020

La situación en los centros de salud es insostenible. Eso denuncian médicos gallegos. Hablan de teléfonos que no paran de sonar, de atasco en las citas, de pacientes que no entienden por qué no se les atiende presencialmente y de atenciones telefónicas que, en ocasiones, terminan con malas palabras. “A mí me han amenazado por no eximir del uso de mascarilla con un informe médico”, explica a NIUS Jesús Sueiro, portavoz de la Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria (AGAMFEC) y médico en el centro de salud Concepción Arenal, en Santiago de Compostela.

Los casos de amenaza son aislados, dicen, pero derivados de una sobrecarga asistencial que está minando a los profesionales sanitarios e indignando a los pacientes. Los médicos aseguran no dar abasto: al seguimiento y atención de patologías habituales, se une ahora tener que pedir PCR, hacer trabajos de rastreo o explicar a los pacientes positivos y a sus contactos las medidas de aislamiento o cuarentena. “Estamos doblando el número de consultas habituales. Nos pasamos el día con papeleos, tramitando permisos, bajas laborales, informes…”, explica Sueiro. Unas tareas de carácter administrativo que reducen el tiempo de atención a los pacientes y que, según este médico, podrían hacer otros profesionales. “El problema es el de siempre, que no se quiere contratar”, comenta.

Tres sanitarios en un centro de salud donde normalmente hay ocho

A causa del coronavirus, todos los pacientes son atendidos en un primer momento por teléfono. En esa llamada se hace un cribado. Se decide si la consulta se soluciona telefónicamente o si, por el contrario, es necesario acudir al centro de salud. Los médicos aseguran que son muchos los pacientes que se enfadan por no poder recibir una atención presencial.

“Las consultas de atención primaria están cerradas al acceso de los pacientes y llevan razón cuando dicen que es difícil acceder a las consultas. Han convertido a los médicos en una especie de call center de atención telefónica”, denuncia María Mariño, médico del centro de salud Colmeiro, en Vigo (Pontevedra). “Si contrataran más personal se podría hacer un triaje adecuado de los pacientes y ver a los pacientes COVID, por un lado, y a los que no lo son, atenderlos presencialmente”, sostiene.

Esta sanitaria ha pasado de cuarenta a sesenta citas diarias. En su centro de salud hay ahora mismo tres médicos. Habitualmente son ocho pero, según denuncia, no se han cubierto ni las bajas ni las vacaciones. “El teléfono está sonando toda la mañana y a veces no somos capaces de atender a todos. Los pacientes están indignados, es normal, hay esperas de diez días”, comenta. Demoras que afectan a pacientes con patologías no relacionadas con el coronavirus.

Dicen los médicos que es especialmente complejo explicar la situación actual, sobre todo, a la gente mayor. “Hay muchas personas que viven solas y venir al médico se ha convertido para ellos en una actividad social y eso es lo que tenemos que desligar. Se creen que no los quieres atender o que no los quieres ver personalmente y todo lo que recibes son quejas”, explica María Montes, doctora de atención primaria.

Ante estos conflictos piden comprensión e insisten en que ellos no son el enemigo, en que siempre buscan lo mejor para la salud de los pacientes. “Tienen que asumir que la salud pública es un tema de todos y no individual. Nosotros queremos recuperar las citas presenciales pero con seguridad para nuestros pacientes y para nosotros también”, comenta Jaime Gonzálvez, también médico de familia.

Los profesionales denuncian que el problema está en la gestión

La falta de médicos y la dificultad que alegan las administraciones para contratarlos derivan en una situación que, según apuntan, amenaza con colapsar el sistema. “Nosotros no somos los culpables, nosotros estamos al lado del paciente. La culpa no es de los médicos es de quien nos gestiona”, denuncia la doctora María Mariño.

Los médicos de los centros de salud dicen que, a pesar de que su trabajo se ha multiplicado, no han llegado los refuerzos que les prometieron. “Ahora tenemos el trabajo de los cuatro o cinco meses que estuvo todo parado más el trabajo del COVID y hay el mismo personal que en marzo”, comenta.

Los doctores asumen a regañadientes las trabas que pone administración para contratar nuevos médicos. Sin embargo, explican que muchas de las tareas que más tiempo les quitan, como explicar a los pacientes en qué consisten los protocolos de aislamiento o realizar papeleos, podrían ser asumidas por otro tipo de especialistas. “Vale. Vamos a asumir que no hay médicos. Pero sí hay posibilidad de contratar enfermeros, a personal administrativo. Ahí no tenemos ningún problema de paro. ¿Por qué no pueden hacer ellos esa burocracia y nosotros dedicarnos la medicina?”, se pregunta el doctor Sueiro.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario