Los pictogramas en pasos de peatones para personas con autismo: “Para, mira, coche parado y cruza”

Los pictogramas en pasos de peatones para personas con autismo: “Para, mira, coche parado y cruza”
noviembre 16 23:22 2020

“Para, mira, coche parado y cruza” son la secuencia de los cuatro pictogramas pintados en pasos de peatones de numerosos municipios y ciudades españolas e incluso de Argentina, creado por la asociación Teavial, con el objetivo de “estandarizar y mejorar movilidad en las vías públicas de las personas con trastornos del espectro autista (TEA)“.

Rafael Caballero, vecino de Mairena del Aljarafe (Sevilla), localidad donde se instalaron por primera vez estos pictogramas, asegura que para su hijo Rafael, de 25 años y con autismo“, estas señales “son de gran utilidad para cruzar el paso de peatones que tenemos delante de casa y enfrente de un colegio”. “Desde pequeño ha ido al colegio hasta los 21 años y le resulta mucho más sencillo procesar mensajes con imágenes“, relata, al tiempo que se enorgullece de que mide 1,97 metros.

“Los chicos y chicas con autismo tienen problemas para desarrollar un lenguaje y algunos tardan más tiempo que otros en empezar a hablar. Por ese motivo, les resulta mucho más fácil comunicarse a través de ilustraciones o pictogramas“, agrega.

Rafael Caballero

“Al principio se quedaba observando los pictogramas -continúa-, hasta que poco a poco los ve con toda naturalidad y forman parte de su rutina. Estas imágenes aumenta el aprendizaje de las personas con autismo, como mi hijo Rafael y crean un entorno más fácil de comprender, por ejemplo, a la hora de identificar edificios oficiales (una biblioteca, un banco) o aprender las normas de circulación”.

Cada pictograma debe explicarse por sí solo – dice- y normalmente no necesita de un texto que lo acompañe para que se pueda entender. Son imágenes muy sencillas, sin demasiados detalles que puedan complicar el significado y de esta manera Rafael vive perfectamente integrado en nuestra familia“.

“Es una iniciativa enriquecedora para mi hermano”

Juan, de 25 años, es el hermano mayor de Iván, con trastorno del espectro autista (TEA) y de 18 años. Ambos son vecinos de Brenes (Sevilla), el último municipio que se ha sumado al proyecto de Teavial, que ha implantado pictogramas en más de 30 pasos de peatones del municipio con el fin de que las personas con autismo comprendan y entiendan con mayor facilidad las funciones del paso de cebra.

Juan ha destacado que se trata de “una iniciativa muy enriquecedora para su desarrollo personal, ya que los pictogramas están en el trayecto de Iván para coger el autobús para su centro para personas con discapacidad, en Alcalá de Guadaíra“. Del mismo modo, quiere agradecer al ayuntamiento de Brenes la eliminación de los fuegos artificiales en las fiestas patronales del pueblo y que haya establecido horarios sin ruidos en la feria, para que mi hermano y otras personas con autismo puedan disfrutar sin alteraciones”.  

Así, coincidiendo con el inicio del curso escolar, se han señalizado aquellos cruces ubicados en el entorno de los diferentes centros educativos del municipio, ayudando así a que los niños con autismo puedan transitar de forma más segura.

El proyecto de señalización también incluye una guía didáctica de las secuencias que se han de tratar en la comunidad educativa. Teavial facilitará material didáctico que desde las delegaciones de Educación y de Acción Social se hará llegar a los centros educativos.

Proyecto pionero a nivel mundial

Según explica Carlos Hervás Gómez, profesor titular de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla y secretario de Teavial. “Se trata de un proyecto pionero a nivel mundial y trabajamos para eliminar barreras cognitivas, al igual que muchos ayuntamientos están concienciados en quitar barreras arquitectónicas para facilitar la accesibilidad”, recalca.

Según asegura, la iniciativa, “totalmente altruista”, surgió por parte de un equipo interdisciplinar de profesionales de distintos ámbitos (policías locales, docentes funcionarios de la Junta de Andalucía, profesores titulares de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla…) que compartían una  gran inquietud: “la falta de adaptaciones en las vías de circulación que favoreciesen la autonomía del colectivo de chicos con TEA, lo cual les convierte en personas completamente dependientes a la hora de transitar como peatones en pasos de cebra con semáforo y sin ellos”.

foto_1

El grupo de trabajo vislumbró que una posible solución sería proporcionar consignas visuales (pictogramas) en los pasos de peatones, ya que actualmente es el sistema alternativo por excelencia utilizado para la comunicación con este colectivo. A partir de ahí, comenzó una fase de experimentación en distintas localidades sevillanas, cuyo objetivo era valorar la eficacia de la medida de adaptación propuesta. 

 “Desde principios de 2016 -recuerda- hemos trabajado los pictogramas. A través de esta secuencia sencilla enmarcada en la primera línea de los pasos de peatones, podríamos llegar a instaurar un sistema de comunicación público que nos ayude a preservar la seguridad de todos los ciudadanos“.

“El Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe (Sevilla) fue pionero en la implantación de las secuencias en los pasos de peatones de su localidad. Tras éstos han sido numerosas provincias y localidades las que se han unido y se irán sumando a nuestra apuesta por el avance en la inclusión del colectivo TEA“, añade.

Dos sucesiones

El proyecto consiste en el dibujo de una secuencia de pictogramas en la primera y última franja de los pasos de peatones. Para adaptar su localización, se han realizado dos secuencias diferentes.

pictogramas

La evidente diferencia entre ambas es que, si bien en la primera secuencia se insta a esperar a que el coche se detenga; la segunda cambia el pictograma del coche parado por un semáforo en verde que vendrá bien para colocarse en una vía dirigida por un semáforo.

Son cuatro pictogramas porque “queremos que la información sea clara y no se escape del campo de visión”, señala Carlos Hervás Gómez.

¿Por qué son azules?

Son azules porque, dentro de la Seguridad Vial, las señales de tráfico que sirven para informar son cuadradas y de color azul. Además, el azul es el color representativo del autismo, dando así visibilidad al colectivo.

¿Se puede variar la secuencia?

De la misma manera que la señal de ‘STOP’ se mantiene igual en todo el mundo, la secuencia no debe variar para que cualquier persona pueda reconocerla al cambiar de municipio. En especial las personas TEA. Pese a ello, se ofrece la secuencia traducida a cualquier idioma o dialecto.

¿Por qué pintar en la primera franja de los pasos de peatones?

Carlos Hervás indica que una pregunta muy frecuente desde que el proyecto comenzó a llevarse a cabo en los municipios fue la elección del lugar de pintura: “¿No sería mejor pintarlo en la acera, justo antes del paso de peatones?

“La respuesta a esta pregunta es que no- sostiene-, entendemos la secuencia como una adaptación de los pasos de peatones, por lo que debe ser natural. Como al llegar a un paso de peatones, naturalmente nos situamos al final de la acera (justo delante del paso) esperando la oportunidad para cruzar, no sería lógico situar la secuencia en un lugar que quedaría bajo los pies de una persona que quiera cruzar“.

“Por ello, se pintan en el primer lugar donde fijamos la vista al situarnos frente al paso de peatones: la primera franja blanca del mismo“, defiende.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario