Maltrato animal en una finca de Alicante: “Los animales se devoran unos a otros porque no tienen comida”

Maltrato animal en una finca de Alicante: “Los animales se devoran unos a otros porque no tienen comida”
noviembre 09 03:49 2020

Tres perros atacan a dentelladas a un cerdo vietnamita que chilla de dolor. Uno tras otro, los canes muerden al animal para acabar con su vida y comérselo. Esta terrible escena, propia de un documental de vida salvaje, la ha grabado Isabel para denunciar el abandono en el que viven centenares de animales en la finca rural que tiene junto a su casa en la Partida de Montagut, en Torremanzas (Alicante). “Hemos visto cosas peores. La semana pasada, otros perros y cabras se comían vivos unos lechones que acababan de nacer. Hay épocas en que se devoran unos a otros porque no tienen nada para alimentarse”, explica Isabel Escuder.

perros comiéndose jabali

Como Isabel, otros vecinos de la zona, han denunciado en numerosas ocasiones las terribles condiciones en las que se encuentran en esta finca rural centenares de animales entre los que hay caballos, burros, cabras, cerdos o perros.

El terreno es propiedad de una mujer suiza jubilada que vive en el pueblo, y que desde hace más de una década acumula allí a numerosos animales sin ningún control. “Los animales se escapan y entran en otras fincas destrozando huertos, arbolados o valles. Han llegado a escaparse caballos y burros y han deambulado por el centro del pueblo”, relata Antonio Fructuoso, otro de los vecinos afectados, que asegura que incluso se ha creado una raza nueva de cerdos. “Hace unos años trajo unos cerdos vietnamitas que se han ido apareando con jabalíes y se ha creado una mezcla nueva. Ahora hay más de 200”.

Cerdos vietnamitas mezclados con jabali

Denuncias sin consecuencias

Los afectados han presentado numerosas denuncias en el ayuntamiento y ante el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA). “Te mandan de unos a otros pero nadie hace nada. Solo harán algo cuando haya una desgracia porque los animales andan por ahí sueltos y algún día pasará”, asegura Antonio, que denunció a la propietaria ante el juez de paz porque una cabra que se había escapado se la finca le destrozó una valla. “Lo tenía grabado y la mujer que creemos que tiene algún problema mental se limitó a decir que las imágenes estaban manipuladas”, explica.

cabras fuera de la finca

También sin consecuencias han quedado las dos denuncias presentadas por Isabel. La primera porque un rebaño de cabras arrasó su huerto y destrozó parte del jardín, y, más reciente, otra porque un cerdo vietnamita se coló en su casa y la golpeó tirándola al suelo. “La última la desestimaron porque dicen que no sufrí lesiones y la otra sigue en curso, aunque no tengo muchas esperanzas de que responda por los daños”, señala Isabel Escuder.

Delito de maltrato animal

El pasado mes de marzo, después de recibir la llamada de varios vecinos, los agentes del SEPRONA de Xixona (Alicante) acudieron a las inmediaciones de la finca donde localizaron a un potro, tumbado en medio de un camino en muy mal estado. Los guardias civiles contactaron con la propietaria y esta se limitó a contestar que el animal estaba en el suelo porque le dolía la tripa. No obstante, los agentes le indicaron que debía de avisar a un veterinario para que tratase al caballo. Tres días después, los guardias civiles volvieron a la finca y comprobaron que el animal estaba muerto en el mismo lugar y el cuerpo estaba siendo devorado por unos cerdos vietnamitas.

Potro muerto

Ante la gravedad de los hechos, se abrieron diligencias penales contra la propietaria por un supuesto delito de maltrato animal. Además, se levantaron un total de 11 actas por otras tantas irregularidades detectadas en en la finca, relacionadas con el estado en el que se encontraban los animales.

Por su parte, desde el ayuntamiento iniciaron en 2017 un expediente requiriendo a la propietaria una licencia ambiental para la explotación. Además, tras los hechos ocurridos el pasado mes de marzo y las denuncias interpuestas por el SEPRONA, el consistorio puso en marcha un nuevo expediente de cese de actividad que todavía sigue en trámite. “No tenemos medios para acabar con esto, somos un pueblo pequeño. La finca y los animales están en muy mala situación, todo en precario y es normal que la gente esté harta y tenga miedo, más ahora al ver las imágenes de los perros porque por allí van muchos niños”, señala Cristobal Sala,alcalde de Torremanzanas.

De momento, el pasado año ya solicitaron la intervención de la Conselleria de Agricultura, que realizó una inspección en diciembre de 2.019. “Nos dijeron que todo estaba correcto”, asegura el alcalde. No obstante, después de lo ocurrido con el potro y las continuas denuncias de vecinos han solicitado una nueva inspección. “Esto se nos está yendo de las manos, pero necesitamos la colaboración del resto de instituciones implicadas para clausurar la finca“, explica Cristobal Sala.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario