Moción Vox Vox demora su moción de censura contra el Gobierno que contará con un rechazo récord en la historia

Moción Vox Vox demora su moción de censura contra el Gobierno que contará con un rechazo récord en la historia
septiembre 16 03:49 2020

La ultraderecha busca su cuota de protagonismo, pero no encuentra protagonista. El líder de Vox, Santiago Abascal, anunció el pasado mes de julio que su formación presentaría una moción de censura contra el Ejecutivo en septiembre que nacía en vía muerta, al no haber una mayoría alternativa al actual Gobierno en el Congreso. Sin embargo, lo que pretendía ser un golpe de efecto tras el inicio del curso político va camino de ser un fracaso sin paliativos, puesto que contará con un rechazo récord en la historia de España.

Vox únicamente tiene asegurado el voto de sus 52 diputados, después de intentar buscar un “candidato de consenso” y fracasar en el intento, por lo que será el propio Santiago Abascal el que se presente como alternativa a Pedro Sánchez. Según publica el diario ABC el líder ultra contactó este verano con el exministro de Interior Jaime Mayor Oreja, para ofrecerle, de manera informal, ese puesto. Mayor Oreja, destacado ‘aznarista’ que ha defendido en varias ocasiones la necesidad de una alianza entre PP y Vox, declinó la oferta.

La plana mayor del Congreso rechazará la moción. Únicamente el PP se debate entre abstenerse o votar en contra. Según las fuentes consultadas por Público, actualmente los de Pablo Casado se inclinan por el ‘no’, por lo que los ultraderechistas contarán con el rechazo de 298 parlamentarios. Si, finalmente, los conservadores se abstienen, serán 210 los votos en contra, siempre y cuando UPN y Foro Asturias se mantengan en el ‘no’ y el resto de partidos minoritarios también lo hagan.

Pese a que Abascal realizó el anuncio el pasado mes de julio, la dirección de la formación ultraderechista todavía no la ha registrado en la Cámara Baja. Este martes el líder de Vox ha anunciado en una entrevista en Telecinco que “la moción de censura será presentada en septiembre”. Si su registro se demora unos días más, lo más probable es que no se debata hasta el mes de octubre.

El reglamento de la Cámara Baja señala que, para ser admitida a trámite, la moción de censura tiene que contar con el respaldo de 35 diputados. Y para que tenga éxito precisa de la mayoría absoluta del Congreso, es decir, el voto de al menos 176 diputados. Son 4 las mociones que se han presentado en el hemiciclo desde la Transición y solo una tuvo éxito: la que Sánchez impulsó contra el expresidente conservador Mariano Rajoy en el año 2018, desbancándolo prematuramente de La Moncloa tras la sentencia de la Gürtel.

En el año 1980 un joven Felipe González intentó a desbancar a Adolfo Suárez de la presidencia. No lo logró. Obtuvo 152 votos a favor, 166 en contra, 21 abstenciones y 11 ausencias. 7 años después, con González de presidente, Alianza Popular presentó una moción contra él. Su candidato alternativo, el entonces presidente de la formación Antonio Hernández Mancha, ni siquiera pudo estar presente en el debate por no ser diputado. También fracasó y sólo fue apoyada por 67 diputados, con 195 votos en contra y 77 abstenciones.

En el 2017 fue el actual vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, quien impulsó una moción de censura contra Rajoy. El líder de Unidas Podemos sumó 82 síes, 170 noes y 97 abstenciones. A diferencia de la moción de Vox, en el caso de la moción de Iglesias sí había una mayoría alternativa -el PSOE se abstuvo- para apartar a Rajoy, como así ocurrió finalmente el año siguiente.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, se apresuró a desmarcarse de la moción una hora después de que fuera anunciada. El número dos de Casado escribió a través de su cuenta de Twitter que Vox no contaría con los votos populares en su “moción de censura post vacacional para salvar al soldado Sánchez”. “No cuenten con nosotros para maniobras de distracción que refuercen al PSOE”, escribió.

Las fuentes de la dirección popular consultadas por Público se muestran convencidas de se trata de una “estrategia política” con la que “llevan amenazando meses” y en la que Abascal solo busca “llamar la atención” y “ganar votos a costa del PP” debido a la caída electoral que pronostican los sondeos hacia Vox. “Es una rabieta sin el mayor recorrido”, explican.

En Ciudadanos se muestran todavía más contundentes. “Es una acción política totalmente inútil. No va a salir adelante, sólo trata de poner el foco mediático y una publicidad en un momento tan importante para España”, aseguró el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, en declaraciones a Europa Press.

Con un Cs que trata de girar hacia posiciones más centrales y que se abre a pactar con el Ejecutivo los Presupuestos Generales -siempre y cuando no cuenten con el apoyo de Esquerra Republicana- Bal aclaró que Ciudadanos no se plantea ni siquiera una abstención ante la moción de censura, sino que directamente votará en contra: “Rotundamente, ni abstención”.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario