Murray y Mitchell, a lo Jordan y Bird: una serie histórica que se decide hoy en el séptimo partido

Murray y Mitchell, a lo Jordan y Bird: una serie histórica que se decide hoy en el séptimo partido
noviembre 13 13:20 2020

Las dos palabras más importantes del deporte: game seven“. Así explicó Bill Russell en su día el significado de lo que era jugar un séptimo partido en la NBA. Ahí donde se juega al todo o nada, el win or go home es para los dos equipos y perder conlleva arrastrar todo lo que viene detrás, una temporada de 82 partidos (generalmente), una preparación intensa y largas sesiones de entrenamiento que acaban resumiendo todo un curso baloncestístico en 48 minutos en el que no se puede fallar si se quiere salir indemne. Es lo que disputarán hoy Denver Nuggets y Utah Jazz, el primer séptimo partido de los playoffs 2020, uno en el que habrá un equipo que salga vivo y avance a las semifinales del Oeste rumbo a un enfrentamiento con los Clippers y otro que haga las maletas y ponga rumbo fuera de Disney después de ver uno de los mayores espectáculos de magia de los últimos años.

Al menos, en lo que se refiere a la anotación de los dos protagonistas de la serie, Jamal Murray y Donovan Mitchell. Dos referentes de las nuevas generaciones, están siendo amos y señores de una serie que ha dado mucho más que hablar de lo que se esperaba en un inicio. Con dos equipos que generan poco interés para el aficionado medio y que carecen, en su momento actual, del carisma o la polémica que generan otras grandes estrellas (el morbo de Chris Paul y los Rockets tendrá un capítulo más). Eso sí, las promesas de cambio llegan a la NBA y con ellas dos jugadores talentosos que están viviendo su clímax baloncestístico estos últimos días en Florida, con exhibiciones anotadoras solo a la altura de referencias adimensionales e históricas como Michael Jordan… y poco más. A estos dos personajes se ha reducido una serie de tintes épicos en la que los Jazz empezaron perdiendo, ganaron luego tres encuentros seguidos y vieron como Denver se recuperaba y empataba la eliminatoria justo cuando parecía imposible que eso ocurriera.

Puntos, puntos y más puntos

Todo empezó con un primero duelo trepidante, cuya balanza se inclinó del lado de unos Nuggets que tuvieron enfrente a la versión más monstruosa de un Mitchell que luchó contra el mundo pero no pudo hacer que su equipo se llevara la victoria. 57 puntos fueron los que anotó el escolta, la segunda mejor marca para un jugador de 23 años o menos después de que Jordan anotara 63 en el Garden ante Larry Bird, esa en el que “Dios se vistió de jugador de baloncesto“. También fue la tercera anotación más alta de la historia de los playoffs tras Jordan y Elgin Baylor, que se fue a 61. La mejor de la historia de la franquicia y la primera vez que alguien de los Jazz llegaba a los 50 puntos desde que Karl Malone lo hiciera ante los Sonics en el 2000.

Mitchell redondeó esa primera actuación con 9 rebotes y 7 asistencias, 19 de 33 en tiros de campo, 6 de 15 en triples y 13 de 13 en tiros libres. Y tuvo enfrente a un bloque compacto ya liderado por Murray, que se fue a 36+5+9. Solo un aviso de lo que estaba por venir, aunque con un leve descanso en los dos encuentros siguientes, ambos con victoria para Utah: 30 y 20 puntos para Mitchell en ambos duelos y 14+12 para Murray. La explosión definitiva se daría en el cuarto encuentro de la serie, con 51 puntos para la estrella de los Jazz… y 50 para Murray. En total, 101 puntos de forma combinada, la mejor marca de la historia en un partido de playoffs por encima de los 99 que anotaron Jordan y Bird en 1986. Ya hemos mencionado que Jordan ese día se fue a 63 tantos… con 36+12+8 del héroe de los Celtics, que no hizo precisamente un partido discreto.

Evidentemente, no se quedó ahí la cosa; Murray, que redondeó su actuación en el cuarto encuentro con 11 rebotes, 7 asistencias, 0 pérdidas y un 9 de 15 en triples, se fue a 42+8+8 en el quinto, rescatando a los Nuggets. Su rival se quedó en 30 puntos, una cifra baja si tenemos en cuenta por donde se están moviendo ambos baloncestistas en los últimos días. Todo volvió a estallar en el sexto partido, con 44 puntos del jugador de los Jazz y otros 50 de Murray, que se echó a llorar tras el encuentro después de sumar 5 rebotes y 6 asistencias, además de un 17 de 24 en tiros de campo y un espectacular 9 de 12 en triples. Algo insólito en la carrera de un jugador cuya máxima anotación en playoffs eran 36 puntos, una cifra que ha superado con creces en tres de los seis partidos de la serie y que ha igualado en uno más.

Los datos y el partido definitivo

La serie está llena de récords. Además de los ya mencionados, es la primera vez que un jugador pasa de los 50 puntos en una misma serie desde Allen Iverson en 2001. Lo hizo en las semifinales del Este ante los Raptors, en otra serie de un duelo individual enorme ante Vince Carter. También Iverson llegó esa misma temporada, en las finales del Este, a hacer tres partidos seguidos de 40 o más puntos, algo que Jamal Murray ha hecho en los tres últimos duelos, en los que promedia 47,3 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias. En total, el base de los Nuggets, que ha desplazado a Nikola Jokic de su protagonismo habitual, está en 34 puntos por partido, con un 58,5% en tiros de campo, un 57,4% en triples y un 91,3% en tiros libres. Mitchell por su parte, se va a 38,7 tantos por noche, con 54,8%, 55,4% y 94,6% respectivamente. Por ponerlo en retrospectiva, Iverson promedió en la ya mencionada serie de 2001, 33,7 puntos por choque, y Carter 30,4. Una diferencia grande en la que es, además, la primera vez en la historia que dos jugadores hacen dos partidos de 50 o más puntos en una misma serie de playoffs.

Poco más queda por añadir. Todo se decidirá esta noche con la vista puesta en ambos rivales, pero con la seguridad de que la intendencia tendrá algo que decir en lo que está por venir. De hecho, todos los jugadores de los Nuggets que no se llaman Murray promedian un 42,5% en triples, y en los Jazz, al margen de Mitchell, están en el 41%. Los espacios que ambos generen y el acierto exterior de sus compañeros, así como el duelo individual entre Jokic y Gobert, serán claves para discernir el resultado de una eliminatoria con tintes épicos y que tiene a dos estrellas emergentes de apenas 23 años (Mitchell cumplirá 24 el 7 de septiembre) batiendo récords que parecían imposibles y teniendo uno de los duelos anotadores más impresionantes de siempre. Como Jordan y Bird, vaya. Casi nada.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario