¿Puede el «Podemos de derechas» salvar Rusia?

¿Puede el «Podemos de derechas» salvar Rusia?
noviembre 20 00:19 2020

¿Puede una versión de centro derecha de Podemos reinventar la política en Rusia? Tres décadas después de la caída de la Unión Soviética, la única oposición política efectiva parece estar en las calles y en las redes sociales. La oposición parlamentaria está limitada a tres partidos, está tolerada y, se supone, discretamente apoyada por el partido gobernante, Rusia Unida, para mantener una apariencia de legitimidad.

La mayoría de los rusos entienden que todo esto no es más que un espectáculo: Rusia Unida hace lo que el Kremlin le dice que tiene que hacer, y los partidos de la oposición pueden estar de acuerdo o no, pero no tienen capacidad para hacer mucho más. Hasta hace nada, a poca gente le importaba esto: había el dinero del petróleo, desarrollo y sobre todo, estabilidad.

Pero miles de personas en las calles de la vecina Bielorrusia, indignadas por años de elecciones amañadas y represión política, están consiguiendo agitar el ambiente también en Rusia. Se trata de una clase media emergente, inactiva durante mucho tiempo y en gran parte apolítica quien parece estar interesada en todo ello.

Existen hasta treinta partidos políticos sin representación en la Duma que personifican una asombrosa variedad de intereses. Desde los fanáticos de los videojuegos de «World of Tanks» hasta los «Comunistas de Rusia», un advenedizo rival del Partido Comunista oficial. La mayoría de estos partidos no cuentan con fondos ni tienen un perfil definido, pero entre los más nuevos se encuentra un partido político con fondos, con habilidades organizativas y, en especial, con un apoyo popular cada vez mayor.

El Nuevo Partido Popular -New People’s Party-, fundado en marzo de 2020, ha conseguido las firmas de 300.000 ciudadanos en un esfuerzo por registrar 600 candidatos para las elecciones regionales y locales programadas para este fin de semana (11-13 de septiembre). En última instancia, varios obstáculos burocráticos bloquearon a todos, dejando solo a cien de estos candidatos, pero el partido rápidamente organizó una impresionante campaña de base en trece regiones de Rusia. La campaña está siendo liderada y largamente financiada por Alexei Nechaev, un exitoso empresario de marketing directo, junto a un grupo de amigos, de socios y de empresarios asociados locales.

Nechaev y su socio Alexander Davankov fundaron el partido porque, según Nechaev, «el Gobierno ruso habla de modernización para luego enfocarse en grandes acontecimientos que acaparan titulares, como la Copa del Mundo de fútbol o los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi. Pero hay demasiado en Rusia que todavía no funciona en beneficio de los ciudadanos de a pie».

Aunque de derechas, Nechaev se siente feliz de poder comparar a su partido con Podemos. «Podemos emergió como una fuerza política completamente nueva: surgió de cero y logró un éxito significativo en las primeras elecciones», aseguró Nechaev en una entrevista vía Zoom. «Y al igual que el Nuevo Partido Popular, Podemos ha hecho de la educación, la atención médica y la accesibilidad a la vivienda las prioridades del partido. Cosas que preocupan a la gente más que los debates tradicionales de política económica».

Nechaev cree además que la vida política postsoviética comenzó con mal pie. Primero, con los reformadores impulsando cambios basados en una noción romántica de cómo podría ser una sociedad capitalista. Más tarde, a finales de la década de 1990, el péndulo político habría de oscilar en la dirección opuesta, y la mayoría de los rusos sentían que su nación estaba cerca de un colapso mayor y que el mundo les había perdido el respeto. La nación estaba en riesgo por el creciente poder de las élites regionales, por una diversidad de movimientos nacionalistas y por los oligarcas que habían acumulado «una riqueza insana que obtuvieron casi por nada a cambio», siempre en palabras de Nechaev. Cuando Vladimir Putin llegó al poder se centró en estos temas y restauró la estabilidad, «pero la estabilidad sin desarrollo no es suficiente», dice.

Nechaev asegura estar a favor de la economía de mercado, pero en contra del capitalismo de Estado. Si bien la mayoría de los observadores considerarían al partido como de centroderecha, el empresario insiste en que la base de su partido se asienta tanto en la izquierda como en la derecha. «Nos gustaría conseguir más fondos gubernamentales para la educación», dice. «Esta es la agenda de izquierdas. Pero también tenemos políticas que representan una agenda de derechas. Por ejemplo, nos gustaría elegir a los fiscales y a los jefes de policía». Quiere Nechaev introducir reformas de amplio alcance en todo el sistema de aplicación de la ley y, para ayudar a combatir la corrupción menor, duplicar los salarios de la policía.

Nechaev dice que el partido está en sintonía con una tendencia visible en toda Europa en los últimos años, con nuevos partidos empujando gradualmente a las marcas políticas tradicionales fuera del poder. Cita además al multimillonario primer ministro de República Checa, Andrej Babiš, líder del partido derechista Ano 211, como una de sus inspiraciones. Y nombra al izquierdista Podemos como otro. Todo un fenómeno.

Pero como especialista en marketing, también sabe que su organización necesita trabajar rápido si pretende andar el camino. Habrá elecciones parlamentarias dentro de un año, el 21 de septiembre de 2021. Para progresar, el Nuevo Partido Popular debe primero haber mostrado avances en estas elecciones locales y regionales que se avecinan. El partido asegura que sus encuestas internas muestran un aumento de conocimiento en la mayoría de las ciudades a las que se han dirigido. Así por ejemplo, en Ryzan han pasado de un 22 por ciento de conocimiento en julio, a un 38 por ciento en agosto. En Novosibirsk, del 28 al 34 por ciento y en Kostroma, del 17 al 29 en ese mismo periodo. Las intenciones de voto también parecen prometedoras y el apoyo en la mayoría de territorios se ha duplicado o triplicado en un mes, aunque eso sí, desde la franja baja de la tabla.

La compleja forma rusa de sistema de representación proporcional, con una combinación de listas de partidos y votación a un único candidato, hace difícil predecir los resultados. Pero parece probable que el partido de Nechaev al menos gane la suficiente presencia a nivel local para tener impacto a nivel nacional. Entonces comenzará el verdadero trabajo: ganar el apoyo de los partidos liderados por la élite que actualmente domina en el parlamento nacional y comenzar a cambiar la cultura política de Rusia desde dentro del sistema.

Aquí nuevamente Podemos podría proporcionar la fórmula a seguir. «El lado fuerte de Podemos no es solo la capacidad de luchar y ganar elecciones, sino también la capacidad de negociar, construir alianzas y coaliciones, lo que le permitió a Iglesias convertirse en vicepresidente y ministro de Gobierno», dijo el líder de Nuevo Partido Popular. Y concluye: «También nos adherimos a este principio y estamos dispuestos a construir alianzas con otras fuerzas de oposición. Definitivamente haremos esto en la Duma».

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario