Quién inventó las vacunas y por qué se llaman así

Quién inventó las vacunas y por qué se llaman así
noviembre 11 00:48 2020

Las vacunas son uno de los inventos más revolucionarios de la historia. Su descubrimiento ha permitido salvar millones de vidas en todo el mundo y proteger a comunidades enteras frente a enfermedades muy graves.

La administración de vacunas es un procedimiento altamente seguro que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), previene la muerte de entre dos y tres millones de personas en todo el mundo. 

El origen de las vacunas

El avance médico de las vacunas es relativamente reciente en la historia de la humanidad: su descubrimiento data del siglo XVIII y se sitúa en Inglaterra.

En esos tiempos, había muchas más enfermedades, discapacidad y mortalidad causada por enfermedades infecciosas graves como la viruela. Este virus en concreto llevaba siglos campando a sus anchas entre la población: aunque se desconocen sus orígenes, existen evidencias de la viruela en momias egipcias del siglo III a.C. 

La viruela provocaba la muerte de 400.000 personas al año en Europa

En el siglo XVIII contraer la viruela era una afección muy común, por lo que ya era considerada endémica en todo el mundo. Tan solo en Europa provocaba la muerte de más de 400.000 personas al año. Aunque este hecho estaba a punto de cambiar gracias al médico rural Edward Jenner

Jenner observó que las pastoras y ordeñadoras de vacas sufrían algunos síntomas como pequeñas ampollas en las manos cuando estaban en contacto con animales infectados por la viruela bovina, pero que, posteriormente, parecían inmunes frente a la letal viruela humana. 

El médico pensó que las dos viruelas podían tener algún tipo de correlación por la que la inoculación de un virus leve como la viruela bovina sería suficiente para proteger a las personas frente a su variante más mortífera. 

En 1980, la OMS certificó la erradicación de la enfermedad en todo el planeta

Para demostrarlo, tomó la viruela bovina de una ordeñadora y la inoculó a través de una inyección al hijo de su jardinero, un niño de ocho años llamado James Phipps. Cuando este se recuperó de los síntomas de la viruela bovina 48 días más tarde, el doctor Jenner le inyectó la viruela humana, ante la cual no mostró ningún síntoma

Probada su eficacia, la práctica de la vacunación comenzó a extenderse por Europa y América. Unos siglos más tarde, en 1980, la OMS certificó la erradicación de la viruela en todo el planeta tras el último caso diagnosticado en 1977.  

¿Por qué se llaman así?

Aunque el origen de las vacunas tuvo su origen en el siglo XVIII, no fue hasta el siglo XIX cuando su administración empezó a ser un procedimiento médico avalado y común. 

La popularización de las vacunas se debe, en gran parte, al químico francés Louis Pasteur. Gracias a sus descubrimientos se desarrollaron varios métodos efectivos para la cura y erradicación de las enfermedades infecciosas como las vacunas, los antibióticos, la esterilización y la higiene. 

Pasteur acuñó el término vacuna (del latín, vacca) como homenaje a Jenner

Pasteur demostró que no hacía falta encontrar una versión más suave de los virus, sino que los propios microbios podían atenuarse para ser inyectados en forma de vacuna y prevenir, así, sus enfermedades. Como sus investigaciones se inspiraron en las de Edward Jenner, decidió acuñar los términos “vacuna” y “vacunación” – que provienen del latín vacca – como homenaje a su predecesor.

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario