Un brigadista en el infierno de los incendios de Ourense: “Esto era una bomba”

noviembre 08 03:49 2020

El vehículo avanza en medio de la noche. A ambos lados de la carretera, las llamas parecen acabar con todo. Dentro del coche, los bomberos intentan pensar lo menos posible en el riesgo y actuar con determinación. El camino se complica, no saben qué se encontrarán en solo unos metros. Pero siguen adelante. Están en el corazón del infernal incendio que amenaza Cualedro, en Ourense. Y uno de los que se encuentra en el interior del vehículo es Cristóbal Medeiros, que unas horas después y en un descanso de la batalla atiende a NIUS. 

Medeiros es bombero forestal desde el año 2006 y este domingo estuvo en dos de los incendios que asolan a la provincia de Ourense. Cuando se detecta un fuego, normalmente, la brigada se traslada en helicóptero desde la base hasta el incendio. Ya cuando lo sobrevuelan, se dan cuenta de su magnitud. Este domingo, la brigada no tuvo dudas: se trataba de una catástrofe clara. 

Medeiros empezó la jornada a las diez de la mañana, ayudando a sofocar las llamas en el que se declaró el fuego, en el municipio de Rebordechao (Ourense). A las cuatro de la tarde, junto a otros compañeros, le movilizaron y pusieron rumbo a Cualedro, en la misma provincia. “Madre mía, la que se está liando aquí”, pensó la brigada desde el cielo cuando se acercaron al segundo incendio. 

Población y varias casas, en peligro: “lo vives con impotencia”

En este incendio se llegó a temer por las casas y por la población. De hecho, la Xunta decretó la situación 2 por la proximidad del fuego al núcleo de Carzoá, donde hubo evacuaciones y se llegaron a calcinar cuatro casas deshabitadas.”Estaba descontrolado. Había varios focos al mismo tiempo. Hacía mucho viento y estaba todo muy seco. Era una bomba”, explica Cristóbal.

Allí vivieron cómo el fuego se acercaba rápidamente a la población. “Cuando llegamos, las llamas eran tan virulentas y avanzaba tan rápido hacia las casas que temíamos no poder salvar las fincas y las granjas”. La brigada temía no poder hacer nada y Cristóbal asegura que “vives el momento con impotencia”.

“Ayer defendimos una granja de terneros a la que las llamas asediaban. La cogimos por los pelos. Había hierba, paja dentro, y pensamos que no íbamos a ser capaz de salvarla”, nos contaba el bombero esta mañana. Allí se encontraban los dueños y los familiares, colaborando también en la extinción. Ver de primera mano cómo se salva parte de la vida de estas personas, no tiene precio, asegura: “Lo mejor del trabajo es el agradecimiento de esas personas a las que han conseguido ayudar a salvar sus granjas o casas”.

“Hay momentos en los que no piensas en los riesgos”

La brigada trabaja de manera estricta bajo unos protocolos, “nuestro trabajo está automatizado”, explica Cristóbal. Sin embargo, a veces, la situación que les rodea es tan impactante que sobrepasa las normas establecidas y la brigada se encuentra ciertos apuros. La situación de Ourense es, sin duda, uno de estos casos. “Hay momentos en los que no piensas en los riesgos. Solo quieres apagar el fuego“, explica.

Y es entonces cuando se producen imágenes tan espeluznantes como las que mostramos en el artículo. Cuando hay un incendio cerca y no da tiempo de regresar a la base, un todo-terreno transporta a la brigada entre el fuego. El vídeo superior muestra el momento en que la brigada de Cristóbal regresaba a la base después de horas de trabajo de extinción.

El responsable de los incendios

La Xunta de Galicia apunta a que la mayoría de los incendios que afectan Ourense desde este fin de semana han sido intencionados. Cristóbal también lo tiene tan claro. “No he visto a nadie prendiendo fuego. Cuando estábamos en Rebordechao, contamos ocho incendios activos alrededor. Uno, puede ser descuido o una negligencia, pero once al mismo tiempo…es imposible”

  Categorias:
ver más artículos

Sobre el autor del artículo

el llanero solitario
el llanero solitario

Ver más artículos
Escribir un Comentario

0 Comentarios

¡Sin comentarios aún!

puedes ser el que iniciar una conversación.

Añadir un comentario